El petróleo vivió una semana de altibajos, marcados por los debates sobre un posible embargo petrolero de la Unión Europea (UE) contra Irán y la inyección masiva de liquidez en los mercados financieros por parte de varios bancos centrales.

Al comienzo de la semana los precios de las principales marcas de referencia de crudo subieron con fuerza en todo el mundo, en medio de las tensiones entre el Reino Unido e Irán, que podrían afectar al suministro de crudo.

Además de la situación en Irán, donde estudiantes islámicos asaltaron y devastaron la embajada británica, la crisis de la zona euro ha dominado también las preocupaciones del mercado.

La reunión de ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) el martes no aportó, de manera satisfactoria para los inversores, los detalles técnicos del reforzado fondo de rescate para que pueda actuar como verdadero cortafuegos ante la crisis de la deuda.

Mientras, las tensiones entre Irán y el Reino Unido llegaron a su punto más alto el miércoles con el cierre de la embajada británica en Teherán y la expulsión de los diplomáticos iraníes de Londres.

Ante esta situación los socios europeos se están planteando imponer un embargo petrolero a Irán, lo que sin embargo podría resultar más dañino para lo propios europeos que para los iraníes.

Así lo dicen los analistas de la consultora JBC Energy en Viena, que el martes aseguraron en su boletín matutino que los planes de embargo "no están bien pensados", teniendo en cuenta que hay varios países europeos que dependen en gran medida del crudo iraní.

Según datos del año 2010, las importaciones de petróleo procedentes de Irán suponen alrededor del 5,7 por ciento del total comprado por la UE, pero su proporción es mucho mayor en países como España, Italia o Grecia.

De acuerdo a los cálculos de JBC Energy, Europa ha importado en lo que va de año unos 580.000 barriles diarios de crudo, un cantidad considerable que habría que sustituir de alguna forma en caso de hacer efectivo un embargo.

Pero lo que está claro, según los analistas de JBC Energy, es que Irán no tendrá problema alguno para encontrar nuevos compradores para su petróleo, especialmente en China.

Otro factor que influyó el mercado esta semana fue la decisión de los bancos centrales de EUUU, la UE, Japón, Reino Unido, Canadá y Suiza de llevar a cabo una acción coordinada para inyectar más liquidez en dólares y euros.

Esa medida, que tiene como objetivo apoyar al sistema financiero global y ayudar a reducir las tensiones por la crisis de deuda en la zona euro, fue recibida con alivio en los mercados y provocó subidas notables en las bolsas de todo el mundo.

Sin embargo, ese avance se moderó después de que el Departamento de Energía informara de que las existencias de petróleo en Estados Unidos -el primer consumidor energético mundial junto a China- crecieron la semana pasada 3,9 millones de barriles hasta llegar a 334,7 millones de barriles, más de lo esperado por los analistas.

Mientras, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) está aumentado paulatinamente su producción, sobre todo gracias a la recuperación de Libia tras el final de la guerra.

En total, los doce países miembros de la OPEP produjeron en noviembre 30,34 millones de barriles por día, unos 165.000 barriles más que el mes anterior.

Mientras que algunos subieron su producción, como Libia (160.000 barriles por día más) o Angola (100.000 barriles por día más), Arabia Saudí, el peso pesado de la organización, ha reducido su bombeo en 150.000 barriles diarios.

De cara a la próxima reunión ministerial de la OPEP, el 14 de diciembre en Viena, la principal cuestión será si los países miembros aceptan una reducción de las cuotas de producción, tal y como lo vienen pidiendo Irán, Irak y Venezuela.

Así las cosas, el barril de Brent, referente para Europa, cerró su semana en 109,94 dólares, apenas 45 centavos por encima del lunes, mientras el Petróleo Intermedio de Texas (WTI), terminó la semana a 100,96 dólares, 2,75 dólares más el lunes.

El barril de la cesta OPEP, que se calcula como promedio de doce tipos de crudo, cerró su semana el jueves a 109,41 dólares, menos de un dólar por encima del comienzo de la semana.

Por Jordi Kuhs