El próximo presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, advirtió hoy de que "lo que viene para España es muy difícil", en su primera aparición pública desde que el conservador Partido Popular ganó las elecciones el 20 de noviembre.

Rajoy compareció ante los medios en la sede del PP en su ciudad natal de Pontevedra (noroeste), donde, en una intervención sin preguntas aseguró que la salida de la crisis económica que vive España "no es tarea de un solo Gobierno, sino de toda la nación".

Añadió que aunque las cosas "no van a ser fáciles, tenemos las ideas claras", y se mostró convencido de que el país "va a salir adelante".

Para Rajoy, controlar el gasto es "una auténtica necesidad" en este momento, pero destacó que además trabajará para que tanto las entidades financieras, como las pymes y las familias puedan financiarse "a precios razonables", de manera que la economía empiece a crecer y a "generar empleo".

También reconoció que las dificultades a las que hay que enfrentarse requieren "hacer otra política económica y explicarla muy bien" para lo que solicitó la ayuda de las otras fuerzas políticas y de agentes económicos y sociales.

"Vamos a intentar hablar con todo el mundo, pero también tenemos que ser rápidos y ágiles en todas las decisiones que tomemos", manifestó, y añadió que también "están las cosas complicadas" para los otros países de la UE.

El líder del PP informó de que la próxima semana estará en Marsella (Francia), en la reunión del Partido Popular europeo, donde se reunirá "con los más importantes dirigentes europeos" para darles a conocer su posición ante la situación económica.

Ante los medios de comunicación, Rajoy explicó su reserva de estos días pasados y por qué no compareció antes públicamente.

"Desde el día de las elecciones no he podido parar, no he salido de Madrid, lo cual es lógico porque la situación es difícil y es complicada".

Rajoy recordó una cena de apoyo que le dieron también en Pontevedra cuando perdió las elecciones generales de 2008, pero lamentó que "ahora no puedo hacer cenas porque no está esto para cenas, hay muchos líos".

El líder conservador, que pronunciará su discurso de investidura el 19 de diciembre ante el Congreso de los Diputados y tomará posesión del Gobierno dos días más tarde, dijo que está "a favor de controlar el gasto" para "no vivir por encima de nuestras posibilidades" ya que "no podemos gastar lo que no tenemos".

El PP liderado por Rajoy ganó por mayoría absoluta las elecciones del 20N, en las que se hundió el Partido Socialista en un contexto de grave crisis económica y un galopante desempleo en España.

Según los últimos datos difundidos ayer, el desempleo volvió a aumentar en noviembre hasta casi los cinco millones de personas sin trabajo.

De acuerdo a la Oficina de Estadística de la UE (Eurostat), la tasa de desempleo en España es del 22,8 por ciento, más del doble de la media comunitaria.

Por todo ello, Rajoy se ha propuesto entre sus primeras medidas aprobar una nueva reforma laboral, para lo cual ya se ha reunido con los principales sindicatos y la patronal.