El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, advirtió hoy en la cumbre fundacional de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), en Venezuela, que esta nueva instancia de integración será combatida por "los imperialismos", como, a su juicio, sucede con el norte de África.

La CELAC, a la que Ortega llamó a convertir en una "potencia", nace en Venezuela "en momentos" en que "los imperios que tiranizan el planeta (...) se lanzaron contra el norte de África, contra Libia, con toda su fuerza, simplemente intentando destruir un proyecto de unidad africana" y de unidad de ese continente con América Latina, subrayó el gobernante nicaragüense.

Según Ortega, esa ofensiva, que también llamó "tiranía del capitalismo globalizado", se produce en momentos en que el sistema arrastra desde 2008 una crisis ante la cual esos "imperios" no han dudado en ensayar una "brutal embestida" contra Libia como país petrolero.

"En medio de sus crisis siempre buscan adueñarse de los recursos estratégicos" y la unidad de los pueblos amenaza a "potencias que se precian de ser muy civilizadas y democráticas y que no tienen ningún rubor a la hora de cometer crímenes de lesa humanidad", remarcó.

Ortega llamó a la CELAC a identificar "los elementos que más potencian, que más unen, dinamizan y acercan" a sus países en otros organismos sur-sur, para convertirla "en una potencia".

Así la región estará en "mejores condiciones para lidiar con el capitalismo global" en las "múltiples batallas" que debe librar en todas los campos, dijo, e hizo especial hincapié en el narcotráfico y el crimen organizado, que se afianzan en el consumo de drogas en los países del norte, sostuvo.

Ortega propuso como "idea loca" que la CELAC conceda la ciudadanía latinoamericana y extienda un pasaporte a los estudiantes de los 33 países que asocia, medida que sería "relativamente fácil de implementar y tendría un enorme impacto" para comprometer a los jóvenes "en esta lucha que está empezando".

Dijo que el "ataque" a la CELAC arrancó contra su país y en este contexto recordó una reciente resolución del Comité de Exteriores del Senado de Estados Unidos que, dijo, desconoce su reelección, con 62,6 % de los votos, en las elecciones del pasado noviembre en Nicaragua, y presiona por la celebración de nuevos comicios.

"Si realizáramos otra elección, se produciría la reacción del pueblo" y su reelección se confirmaría con un apoyo por "arriba del 70 %", manifestó.

El gobernante nicaragüense advirtió a sus colegas que la resolución del Senado "insta" a que la legación de Estados Unidos en la Organización de Estados Americanos (OEA) logre que el organismo "de pasos significativos para restaurar la democracia" en Nicaragua.

Los embajadores de los países del continente en la OEA serán visitados por los funcionarios estadounidenses con ese objetivo, remató.