Tres soldados de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) murieron hoy en la explosión de un artefacto en el este del país, informó la Alianza en un breve comunicado.

La misión no precisó más detalles y se limitó a recordar que, según su política de comunicación, anunciar la nacionalidad de los fallecidos forma parte de las prerrogativas del país correspondiente.

La explosión fue reivindicada por un portavoz talibán, Zabiulá Muyahid, que aseguró a la agencia afgana AIP que el suceso tuvo lugar en el distrito de Saydabad, en la provincia de Wardak, y que cuatro soldados murieron víctimas de la explosión.

Hasta ahora han muerto este año en Afganistán, sin contar este ataque, un total de 539 soldados extranjeros, de acuerdo con datos del portal independiente icasualties.org.

Los talibanes luchan por derrocar al Gobierno afgano, encabezado por Hamid Karzai y lograr la salida inmediata de las tropas extranjeras desplegadas en el país, con vistas a implantar un régimen integrista islámico.