El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, dijo hoy que el esfuerzo por lograr la unidad de la región que se promueve desde la cumbre de la naciente Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se transformará en "fuerza política" para avanzar colectivamente.

"Esta voluntad de profundizar la unidad en la diversidad permite que nuestra voluntad política se transforme en fuerza política y avancemos colectivamente en este proyecto histórico", señaló durante su intervención en la que destacó que el nacimiento de la CELAC es "un paso histórico" para la región.

Lugo resaltó, además que la integración que generará la CELAC preservará la diversidad "defendiendo la soberanía" de las naciones que la conforman.

"Es nuestra apuesta decidida a la consolidación de un mundo multipolar y en equilibrio, libre de toda dominación del hombre por el hombre y despojado definitivamente del flagelo del intervencionismo y la guerra", apuntó Lugo, y agregó que esta empresa "no es, ni será fácil".

Lugo recordó, además, que mientras Estados Unidos y Europa atraviesan una fuerte crisis, en Latinoamérica y el Caribe se abren nuevas perspectivas de desarrollo.

"Esta crisis es uno de los mayores desafíos que tenemos a la vista, he aquí la importancia de encontrarnos y la oportunidad histórica que se presenta", apuntó el mandatario.

Jefes de Estado y de Gobierno de los 33 países de América Latina y el Caribe cerrarán mañana, sábado, la Declaración de Caracas, que supondrá el bautismo de la Cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

El organismo nace con el patrimonio del Grupo de Río y de la Cumbre de América Latina y el Caribe sobre Integración y Desarrollo (CALC).