Claude Onesta, el hombre que llevó a la selección francesa de balonmano a conquistar el campeonato del mundo de balonmano de Dinamarca, revalidando el título logrado en 2009 en Croacia, fue designado hoy entrenador deportivo del año por el periódico galo "L'Équipe".

El técnico, de 54 años, tomó el relevo de Joachim Löw, seleccionador de fútbol de Alemania, y corona un podium en el que le siguen el entrenador de esgrima Christian Bauer y el preparador de atletismo Pierre Carraz, entrenador del velocista francés Christophe Lemaitre.

Los tres laureados representan a deportes olímpicos y dejan de lado los grandes nombres del fútbol o, incluso, del baloncesto, más habituales en este tipo de votaciones.

No en vano, "L'Équipe" pregunta a los lectores si la elección del jurado, presidido por el esquiador francés seis veces campeón mundial y tres veces oro olímpico Jean-Claude Killy, no será "un aviso" al fútbol.

Onesta, que lleva al frente del equipo nacional francés desde 2001, cuenta en su palmarés con el oro olímpico de Pekín, dos campeonatos del mundo y dos medallas de bronce (Portugal, en 2003, y Túnez, en 2005), dos campeonatos de Europa (Suiza, en 2006, y Austria, en 2010) y un bronce europeo (Noruega, en 2008).

Nacido en Albi, en el sur de Francia, el que fuera jugador y posteriormente técnico del Toulouse, es el único entrenador francés que ha ganado el campeonato del mundo, el de Europa y la gloria olímpica.