La quinta Ensaladera a la que aspira el tenis español pasa por las manos de Rafael Nadal, el hombre infalible para España, que tiene ante sí la ocasión de cerrar la final en el primer enfrentamiento del domingo, que disputará ante el argentino Juan Martín del Potro.

La victoria de David Nalbandian y Eduardo Schwank sobre Fernando Verdasco y Feliciano López en el encuentro de dobles, además de reabrir el debate sobre el posible fin de ciclo del dueto español, con alternativas en la recámara como la de Marcel Granollers, deja la resolución del título para el último día.

El choque entre Nadal y Del Potro será el duelo entre los dos números uno de los respectivos equipos. Entre las grandes referencias del tenis español y argentino, que pujan por un mismo fin con especial ahínco pero alentados por argumentos diferentes.

Para la Armada sería subrayar su hegemonía con el quinto título. El tercero en los últimos cuatro años. Para aproximarse a alguna de las grandes potencias del tenis mundial. Para el equipo albiazul acabar con una asignatura pendiente. Por lograr un éxito que se resiste a pesar de acabar cada sesión en la primera línea de los aspirantes.

Sin embargo, Rafael Nadal es una garantía para España. El número dos del mundo transita por la Copa Davis a ritmo de récord. La lograda ante Juan Mónaco el viernes fue la decimonovena victoria consecutiva en este torneo. Desde que debutó en el 2004, en Brno contra la República Checa, donde cayó frente a Jiri Novak, el balear no conoce la derrota. Todo han sido triunfos. Y en los diez partidos más recientes, sin ceder un solo set.

Argentina, no obstante, se aferra a Del Potro. "Si hay alguien que puede ganar a Nadal ese es Del Potro", dijo el capitán argentino, Modesto 'Tito' Vázquez.

En nueve ocasiones se han cruzado las carreras de Rafael Nadal y Juan Martín del Potro. El balance es claramente favorable al español, que ha vencido en seis de ellas, incluidas las tres más recientes.

Sin embargo, en tierra solo se han enfrentado una vez. Fue en Roland Garros del 2007. El español, que en el 2011 ha conquistado los títulos de Montecarlo y Barcelona aparte del Grand Slam de París, ganó entonces por 7-5, 6-3, 6-2. Más recientemente, debieron jugar en los octavos de final del Masters 1000 de Madrid. Pero el argentino no se llegó a presentar debido a sus dolencias en la espalda.

Tres de los nueve títulos que acumula en su carrera el tenista de Tandil, undécimo del mundo, han sido en polvo de ladrillo. Esta temporada logró el éxito en Estoril. Antes, en el 2008, conquistó Kitzbuhel y Stuttgart.

El triunfo del argentino reabriría definitivamente la final, que quedaría a orillas de ser la segunda vez en la historia en la que el campeón remonta un 2-0 adverso tras la de 1939, cuando Australia ganó a pesar de perder por esa diferencia contra Estados Unidos.

David Ferrer afrontará la presumible pelea por el quinto punto. Juan Mónaco es el rival fijado en el sorteo. Pero Modesto 'Tito' Vázquez apostará por Nalbandián para el último punto en juego.

El cordobés, que no resultó excesivamente castigado en el partido de dobles, tiene de su lado el talento y la experiencia, a pesar de que las lesiones le han marginado en el ránking y le han tenido casi dos meses al otro lado de la alta competición.

Ferrer, quinta raqueta del momento, tienen cinco títulos sobre arcilla de los once logrados para su historial. En el 2011 ganó en Acapulco. Pero también disputó las finales de Barcelona y el Masters 1000 de Montecarlo.

Los números de Ferrer son favorables respecto a Nalbandian, con el que ha jugado en doce ocasiones, de las que ha ganado en siete. Pero siempre en tierra batida, donde han coincidido cuatro veces.

Sin embargo, el alicantino tiene peores precedentes respecto a Juan Mónaco, con el que ha caído en cuatro de los siete partidos que han disputado. Incluida la última, este año en Valencia, y en tres de los cinco choques que han dirimido sobre arcilla.