El gobierno de la ciudad de Buenos Aires clausuró el sábado el estadio de San Lorenzo, donde ese club tenía previsto jugar horas más tarde contra Tigre un partido que podría haberle dado a Boca Juniors el título del torneo Apertura del fútbol argentino.

Un inspector del gobierno de la capital argentina clausuró por tiempo indefinido todas las entradas del Nuevo Gasómetro.

En medio de un conflicto político y de seguridad, la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) había programado el partido para el sábado y si Tigre no le ganaba a San Lorenzo, Boca Juniors se hubiese coronado campeón del Apertura antes de su encuentro del domingo contra Banfield.

De inmediato no se aclaró cuándo se disputará el partido por la 17ma fecha, que originalmente se iba a disputar el sábado, luego el domingo, después el lunes, y nuevamente el sábado.

La AFA anunció el viernes que mantenía en pie la fecha del sábado, pero el gobierno de la ciudad de Buenos Aires había advertido en que podría garantizar la seguridad en el estadio, ubicado en la capital, todo en medio de un conflicto político en el que están involucradas las elecciones a la presidencia de Boca que se realizarán el domingo.

Boca de todas formas puede conquistar su 25to título del fútbol argentino si consigue al menos un empate frente a Banfield.