La asunción del nuevo gabinete provisional de Egipto quedó cancelada el sábado a causa de las desavenencias en torno a los puestos principales, entre estos la titularidad del ministerio a cargo de la seguridad interna.

De acuerdo con un funcionario del Ministerio del Interior, varios funcionarios de alto rango relacionados con la seguridad fueron propuestos al cargo, pero algunos rechazaron el ofrecimiento.

Los manifestantes, por su parte, han rechazado con firmeza los nombres que propuso el primer ministro Kamal el-Ganzouri para la integración del gabinete.

El titular del consejo militar que gobierna Egipto, el mariscal de campo Hussein Tantawi, debía juramentar el sábado al nuevo gabinete provisional.

El consejo militar designó en noviembre a el-Ganzouri nuevo primer ministro interino después de que el anterior renunciara tras la muerte de más de 40 personas a causa de la represión policial contra manifestantes.

En Jerusalén, por otra parte, el ministro de Defensa israelí Ehud Barak consideró el sábado "muy preocupantes" los resultados preliminares de las elecciones parlamentarias en Egipto.

Son escasos los resultados oficiales de la primera ronda difundidos, pero según recuentos mencionados de manera extraoficial, los partidos islamistas, a los que encabeza la Hermandad Musulmana, se perfilan hacia una clara mayoría legislativa.

Barak expresó confianza en que el primer parlamento surgido de los comicios tras el derrocamiento del presidente que gobernó mucho tiempo Egipto, Hosni Mubarak, respete los tratados internacionales, entre estos el débil tratado de paz suscrito en 1979 entre ese país e Israel.

Israel ha expresado principalmente preocupaciones sobre la Hermandad Musulmana, que ha criticado el tratado de paz y tiene vínculos estrechos con el grupo paramilitar Hamas que gobierna en la Franja de Gaza.

Los comicios en Egipto se efectúan en fases y el resultado final se conocerá el año entrante.