Los economistas dicen que podría llevar años y una amplia investigación para determinar si la nueva ley de Alabama que busca frenar la llegada de inmigrantes no autorizados ayuda o afecta al mercado laboral del estado.

Los partidarios de la legislación han mencionado mejores cifras sobre el desempleo en algunos condados con amplias poblaciones de hispanos, con el fin de respaldar su dicho de que la ley está ayudando a crear puestos de trabajo para los residentes legales.

Pero un informe industrial la semana pasada mostró una disminución del empleo en la construcción en Alabama, presumiblemente debido a que el sector se contrajo porque algunos trabajadores dejaron el estado por temor a la ley.

Los expertos dicen que ninguna de las dos afirmaciones tiene mucho sustento, al menos en las estadísticas.

Los inmigrantes que carecen de permiso para vivir en el país no aparecen en las estadísticas laborales porque forman parte de una "economía subterránea" y con frecuencia se les paga en efectivo, sin que la erogación ingrese a los libros contables, señalan. Las estadísticas federales de desempleo se basan en entrevistas telefónicas efectuadas al azar, y la gente que vive en el país sin permiso de residencia no suele aparecer en el directorio telefónico, por lo que no es contactada.

Además, dicen, las tendencias sobre el empleo suelen acumularse en forma gradual y lleva tiempo para que los expertos puedan detectarlas. La ley entró en vigencia el 29 de septiembre.

Malcolm Getz, economista en la Universidad Vanderbilt en Nashville, Tenesí, dijo que los efectos de la ley a corto plazo serán encubiertos por otras cosas en el mercado, como la continua recuperación del sector financiero.

"La evidencia empírica sobre el asunto no estará disponible sino dentro de varios años", dijo Getz. Sospecha que, a la larga, la ley afectará a la economía del estado, pero no hay ninguna prueba disponible.

Keivan Deravi, de la Universidad Auburn en Montgomery, dijo que la única forma de evaluar con precisión el impacto de la legislación es investigar al sector agrícola y al de la construcción en el estado, ambos con gran número de trabajadores inmigrantes.

"(El impacto) puede ser captado fácilmente si comenzamos a recolectar toda esta inforamación antecdótica y la ponemos en una base de datos, pero eso aún no se hace", dijo Deravi.

El efecto de la ley sobre el empleo está bajo observación porque los simpatizantes de los republicanos dijeron que generaría vacantes para los residentes legales de Alabama. Argumentan que la desocupación debería descender a medida que los residentes no autorizados salen del estado, permitiendo que los que sí tienen autorización legal ocupen esos puestos.

Pero los residentes legales no están solicitando todos los puestos de trabajo que quedan vacantes. El Departamento de Agricultura e Industrias de Alabama, encabezado por el comisionado republicano John McMillan, tiene planeada una reunión el martes con agricultores y propietarios de negocios vinculados con la agricultura en Mobile para analizar soluciones a lo que la agencia llamó "escaseces crónicas de mano de obra creadas por la nueva ley de Alabama sobre la inmigración".

Deravi dijo que los residentes autorizados podrían hacer trabajos antes realizados por inmigrantes sin permiso para vivir en el país, pero hasta ahora cualquier cambio así sería pequeño. Las entrevistas telefónicas al azar utilizadas para compilar las estadísticas sobre el desempleo sólo tendrían una pequeña oportunidad de hallar a personas que obtuvieron trabajo gracias a la ley, señaló.

Parte del problema es que nadie sabe con exactitud cuántos inmigrantes viven en el estado sin permiso para estar aquí. En forma similar, nadie sabe exactamente cuántos tienen trabajo ni cuántos podrían aparecer en los informes o el papeleo de las compañías, dijo Ahmad Ijaz, economista de la Universidad de Alabama.

"La mayoría de los inmigrantes ilegales no están incluidos dentro de la fuerza laboral. En general trabajan fuera de las nóminas oficiales para subcontratistas o sub-subcontratistas, así que nadie conoce las cifras exactas", afirmó Ijaz.

"Además, la industria de la construcción está en recesión de todas formas, así que llevará algún tiempo antes de que sepamos cuál es el impacto, una vez que la industria de la construcción recupere el impulso", agregó.

En una entrevista por correo electrónico, Getz dijo que será difícil obtener algún día una imagen precisa de los efectos de la ley.

"Es difícil decir qué cambios se deben a la política migratoria y cuáles a otros eventos", señaló. "El vincular cambios específicos a la política de inmigración cuando hay muchas fuerzas en juego es especular. Durante varios años no será posible efectuar un análisis cuidadoso".