Argentina ganó el sábado el dobles y sueña con una remontada sin precedentes ante España en la final de la Copa Davis.

Desde 1923, año de su debut en la Davis, Argentina jamás ha levantado un 2-0 en contra en una eliminatoria. De hecho, en las 98 ediciones de la Davis disputadas hasta la fecha, sólo una vez se dio la vuelta a un resultado tan adverso en la instancia final. Fue en 1939, cuando Australia superó 3-2 a Estados Unidos.

Pero la esperanza es lo último que se pierde.

"Seguimos vivos. Sabemos que España es tan buena como esperábamos", dijo el capitán argentino Tito Vázquez. "Esperamos estar en la pelea hasta el final".

"La serie sigue en pie, sabemos lo duro que era. El dobles era un punto clave para nosotros y lo pudimos ganar", aseguró David Nalbandian, protagonista del triunfo junto a Eduardo Schwank.

"Ojalá que mañana ocurra un milagrito y tengamos chance de ganarla", comentó Schwank.

El escenario para la hipotética gesta argentina no es sencillo. Con un 2-1 abajo, el equipo de Tito Vázquez necesita ganar los dos individuales del domingo contra unos españoles que hace tiempo no tienen rival en polvo de ladrillo. Por lo tanto, los locales siguen siendo favoritos para conquistar su quinta Ensaladera de Plata.

Si se cumple el guión inicialmente previsto y los capitanes no introducen cambios, Rafael Nadal y Juan Martín del Potro dirimirán el cuarto punto de la serie en el primer turno.

Si gana Del Potro, el quinto y definitivo punto enfrentaría a David Ferrer y Juan Mónaco, aunque es probable que Vázquez opte por utilizar a Nalbandian, como parte de una estrategia en la que dio descanso a la gran figura argentina de la Davis el viernes en el primer día de sencillos.

"Para llegar al quinto punto hay que ganar el cuarto y eso significa ganar a Rafael Nadal, que no es algo tan simple", explicó Vázquez.

"Me hubiese gustado jugar los cinco puntos, pero no se puede por reglamento", dijo Nalbandian sobre la posibilidad de disputar un sencillo.

Nadal y Ferrer combinan un inmaculado historial de 27-0 sobre polvo de ladrillo en la Copa Davis, donde el equipo español no pierde una serie como local desde 1999.

"Creo que España todavía tiene dos singlistas de altísimo nivel, son durísimos", afirmó Nalbandian. "Las estadísticas hablan muy a favor de ellos. Tienen un equipo muy bueno".

"Sabíamos que iba a ser duro, complicado", reconoció el capitán español Albert Costa. "Mañana tenemos a Nadal y Ferrer para ganar uno de los dos puntos".

"Vamos 2-1 arriba", añadió. "Estamos optimistas".