China está mal preparada para manejar disturbios sociales generados por una economía cambiante, advirtió el sábado el líder nacional para la ley y el orden, al ofrecer el indicio más reciente de que Beijing está preocupado por las consecuencias del descenso del crecimiento.

El gobierno necesita métodos mejores para enfrentar "los efectos negativos" de la economía de mercado, dijo el miembro del Politburó Zhou Yongkang, en declaraciones durante una reunión con autoridades provinciales el viernes, que fueron publicados el sábado por la agencia oficial de noticias Xinhua.

Zhou pidió enfoques innovadores para el manejo del cambio social: un eufemismo para referirse a un puñado de políticas diversas, que van desde una intensificación de las labores policiales hasta el otorgamiento de seguro por desempleo, destinadas a frenar disturbios.

"Todavía no hemos formado un mecanismo completo para la gestión social, especialmente cuando se enfrentan los efectos negativos de la economía de mercado", dijo Zhou. Cómo hacerlo, agregó, "es la tarea grande y urgente que nos aguarda".

Las declaraciones de Zhou ponen de relieve la inquietud del gobierno chino ante la desaceleración económica y la agitación social que pueda provocar.

En la última semana, un índice muy observado mostró que la producción industrial se contrajo considerablemente, y el gobierno redujo los controles sobre las reservas bancarias para alentar los préstamos.

Entretanto, las huelgas y otras medidas de fuerza laborales han aumentado recientemente mientras las fábricas hacen recortes de personal para reducir sus costos y ante la caída de la demanda de exportaciones para Europa.

Zhou exhortó a los funcionarios provinciales a que eliminen los gastos innecesarios que han contribuido a las protestas masivas, motines y otros disturbios que han proliferado en los últimos años.

En otro ejemplo de las tensiones exaltadas, Xinhua informó que cientos de personas volcaron el viernes cuatro vehículos policiales y del gobierno en la ciudad central de Xi'an, después de que un camión atropelló y mató a una niña y la Policía no llegó al sitio durante dos horas.