Fráncfort (Alemania), 2 dic (EFECOM).- Varios países de la zona del euro se disputan ocupar el puesto en el comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) que el español José Manuel González Páramo dejará vacante a partir de junio de 2012.

El diario alemán "Financial Times Deutschland" (FTD) informa en su edición del viernes de que existe una lucha de poder por lograr los puestos en el comité ejecutivo del BCE.

El rotativo añade que, en medio de la peor crisis desde la introducción del euro, hay una lucha por el poder en el BCE.

Holanda quiere junto con otros países pequeños del norte de Europa impedir que otro español ocupe en junio de 2012 el puesto de Páramo en el directorio, según el FTD.

Este grupo de países quiere conseguir un representante de un país pequeño nórdico en el comité ejecutivo del BCE, órgano integrado por seis miembros: el presidente, el vicepresidente, el economista jefe y otros tres puestos.

El comité ejecutivo del BCE es un órgano federal que no representa a países, pero se ha convertido en objeto de disputa entre países.

La coalición contra España refleja el descontento de los países nórdicos y más pequeños con el reparto de puestos en el comité ejecutivo del BCE, añade el FTD.

Alemania, Holanda, Austria y Finlandia consideran que la posición nórdica de orientación a la estabilidad de precios está ahora poco representada en el comité ejecutivo.

Actualmente el BCE es presidido por dos europeos del Sur el presidente italiano Mario Draghi y el vicepresidente portugués Vítor Constancio.

Berlín y París disputan también el puesto de economista jefe del BCE, que quedará vacante a finales de este año con la salida del alemán Jürgen Stark, según informó el diario alemán "Handelsblatt" esta semana.

"Entre Alemania y Francia existe una lucha de poder por ocupar uno de los cargos más altos en el BCE".

"Berlín y París formulan reivindicaciones de la misma manera al puesto de economista jefe del BCE", según el "Handelsblatt", que cita a fuentes gubernamentales y de la entidad monetaria.

Otra persona conocedora de las negociaciones dijo al rotativo que no es seguro que Jörg Asmussen, hasta ahora secretario de Estado de Finanzas, vaya a sustituir a Stark.

El Gobierno alemán consideraba hasta ahora que Asmussen sustituiría de forma automática a Stark, quien anunció en septiembre su retirada antes de que concluya su mandato debido a razones personales pero era conocida su oposición a que el BCE compre deuda soberana de los países de la zona del euro que tienen dificultades de financiación.

Francia propone ahora a Benoit Coeuré, economista jefe del ministerio de Finanzas francés.

El italiano Lorenzo Bini Smaghi informó el 10 de noviembre que abandonará su cargo en el comité ejecutivo del BCE antes de que finalice su mandato el 31 de mayo de 2013.

Desde entonces el Gobierno francés busca un candidato que podría torpedear las reivindicaciones de Alemania al puesto de economista jefe de la entidad, según "Handelsblatt".