Los teléfonos móviles "son malditos y herramientas del pecado" porque permiten acceder fácilmente a páginas de pornografía, dijo el viernes a la AP monseñor Claudio Silvero, obispo de la diócesis de Encarnación.

El religioso confirmó su crítica a los teléfonos celulares expresada en su homilía el miércoles en la misa en el santuario Caacupé, a 54 kilómetros al este de Asunción.

Caacupé fue consagrada como el principal centro de adoración mariana en Paraguay durante la visita del papa Juan Pablo II en 1988.

Esos aparatos telefónicos "son malditos y herramientas del pecado que destruyen las familias porque con ellos se acceden fácilmente a páginas de pornografía", dijo Silvero a la AP desde su oficina en Encarnación, a 400 kilómetros al sur de la capital.

"En la iglesia tenemos información acerca de que el 40% de nuestras familias cristianas están destruidas en su conciencia por el mal uso de los celulares y el sistema internet", señaló a la AP.

Agregó que "muchos hogares están arruinados por culpa de los celulares porque con ellos se pueden mantener relaciones inapropiadas, por ejemplo, para el fortalecimiento de la familia".

"Es obligación de la iglesia orientar y advertir a los feligreses sobre este aparato", apuntó.