Dos nuevos pozos perforados en la Amazonía por Repsol YPF han colocado su producción en 45.000 barriles por día en Ecuador, aunque la compañía hispano-argentina prevé aun así un declive progresivo del crudo bombeado en los próximos años, según dijeron sus directivos.

La empresa inició 2011 con una extracción de 44.180 barriles por día y tenía previsto acabar el año en los 40.738, pero dos pozos que considera de gran éxito le han permitido recuperar la producción, dijo a Efe Jenny García, jefe de ingeniería.

Los yacimientos están en el bloque 16, la única explotación petrolera dentro del Parque Nacional Yasuní, que es uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta.

De los dos pozos, en la zona de Amo, salen actualmente 6.000 barriles, y la compañía taladra un tercero, una operación que le cuesta unos 100.000 dólares por día y que suele tardar un mes, según explicó Javier Rupipamba, superintendente de perforación.

Repsol YPF cuenta con la mayor explotación petrolera privada en Ecuador, país que en total produce unos 500.000 barriles diarios de crudo.

Además del bloque 16, que Repsol YPF controla, también opera el campo Tivacuno, con una producción de unos 4.000 barriles diarios y que pertenece a la estatal Petroecuador, según García.

Ambas áreas son consideradas campos maduros, por su antigüedad y porque su producción está en declive, dado que progresivamente aumenta el volumen de agua que sale del yacimiento y disminuye el crudo.

"La tasa de declinación es mayor que (el crudo sacado de) los pozos que vamos aumentando. No todos los pozos salen como estos buenos", dijo García, en referencia a los dos de Amo.

Actualmente el 95 % del fluido que emerge de los yacimientos en el bloque es agua, dijo García.

La empresa reinyecta bajo tierra los 935.000 barriles de agua que salen por día, para no acumularla en la superficie del parque amazónico.

Como parte del contrato renegociado por el Gobierno de Ecuador el año pasado, Repsol YPF seguirá perforando nuevos pozos hasta mediados de 2013 para aminorar la curva de bajada de la producción.

En total invertirá más de 280 millones de dólares hasta 2018, con la perforación de 25 pozos, que se añadirán a los aproximadamente 160 pozos actuales.

Dado el éxito de la zona de Amo, la compañía decidió en los últimos días modificar su plan de explotación y taladrar dos pozos adicionales allí, explicó García.