Un enfrentamiento entre desertores del ejército y soldados del gobierno de Siria en el noroeste del país dejó al menos 15 muertos, informó el sábado un grupo de activistas sirios.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, informó que los combates antes del amanecer en la ciudad de Idlib han matado a siete soldados y a un policía, así como a cinco desertores del ejército y tres civiles.

La responsable de la oficina de derechos humanos de Naciones Unidas dijo esta semana que Siria se encuentra en un estado de guerra civil y que más de 4.000 personas han muerto desde mediados de marzo.

Hasta hace poco, la mayoría del derramamiento de sangre en Siria había sido causado por fuerzas de seguridad que disparaban contra manifestantes, en su mayoría pacíficos, pero cada vez hay más reportes de desertores del ejército y civiles armados combatiendo a las fuerzas del régimen de Bashar Assad.