Con 13 años en la NFL, el quarterback Donovan McNabb se convirtió el viernes en jugador libre luego que venció el plazo para que algún equipo lo contratara.

Los Vikings habían cedido el jueves al deseo de McNabb de ser declarado transferible para dar fin a una decepcionante estadía de once semanas en Minnesota.

McNabb acumuló una foja de 1-5 como titular, hasta que los Vikings lo mandaron a la banca, reemplazado por el novato Christian Ponder.

El propio jugador pidió ser descartado de la plantilla con la esperanza de que otro equipo lo contratara para poder jugar las últimas cinco semanas de la campaña regular.

Una posibilidad eran los Bears de Chicago, su ciudad, que perdieron al titular Jay Cutler cuando éste se fracturó un pulgar hace dos semanas. Pero éstos decidieron apostar a que Caleb Hanie los mantenga en la lucha por los playoffs hasta el regreso de Cutler.