La veteranía del mariscal de campo Donovan McNabb no fue suficiente para que pudiese triunfar en su experiencia con los Vikings de Minnesota, que no esperaron al final de la temporada del 2011-12 de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) para darle de baja.

McNabb, con 13 años de experiencia en la NFL, está disponible una vez más después que los Vikings le dieron de baja en su plantilla para que tenga la oportunidad de firmar con otro equipo y seguir en la competición.

De acuerdo al entrenador en jefe de los Vikings, Leslie Frazier, la baja de McNabb se dio de mutuo acuerdo entre el jugador y el equipo.

Frazier convenció a los Vikings de enviar una selección de sexta ronda este verano a los Redskins de Washington a cambio de McNabb al pensar que con su llegada iba a conseguir dar estabilidad a la ofensiva luego de que el paro patronal en la NFL impidiera al novato Christian Ponder trabajar con el equipo o con los preparadores físicos hasta el campamento de entrenamiento.

McNabb fue enviado a la banca por Frazier a mediados del mes de octubre, y Ponder ha iniciado todos los partidos de los Vikings desde entonces.

"Sé que me queda mucho fútbol americano adentro de mí", declaró McNabb en el momento que fue enviado al banquillo de los reservas.

Frazier declaró en su momento que la decisión de enviar a McNabb al banquillo fue basada únicamente en lo que daba al equipo la mejor posibilidad de ganar.

McNabb y Frazier se conocieron en 1999, cuando el entrenador de backs defensivos y el novato de primera ronda pasaban su primer año con los Eagles de Filadelfia.

Amigables hasta el final, Frazier deseó a McNabb todo lo mejor y dijo que parte de la razón del movimiento era por el beneficio del jugador.

"Fue la mejor decisión para ambas partes", declaró Frazier. "Ha sido un gran jugador y ha sido un gran jugador en nuestra liga por mucho, mucho, mucho tiempo. Tengo un gran afecto por Donovan".

McNabb terminó con marca de 1-5 como titular, lanzó apenas cuatro pases de touchdown y completó cinco pases de 25 o más yardas.

Frazier destacó que no se arrepentía del traspaso dada la situación en la que se encontraban los Vikings durante el verano, y dijo creer que McNabb todavía puede jugar en la NFL, pero no quiso valorar que puede ser un titular efectivo.

McNabb no estuvo presente en la parte del entrenamiento del jueves con el equipo que es abierta a los medios, pero si fue visto en el vestuario a primeras horas de la jornada sin que luego acompañase al equipo en la preparación para el partido del próximo domingo ante los Broncos de Denver.

Los Vikings adquirieron a McNabb en la pasada temporada baja, proveniente de los Redskins, con quienes había perdido la titularidad en el 2010 luego de jugar irregularmente en los primeros 14 partidos.

McNabb finalizó la campaña con su peor índice de pasador de por vida (77.1) y lanzó 15 interceptaciones, facilitando su traspaso a los Vikings.

Si algún equipo desea firmar a McNabb, puede reclamarlo en las siguientes 24 horas, hasta las 16:00 del viernes (21:00 gmt), asumiendo los 1,6 millones de dólares restantes en su contrato. De no ser así, se convertiría en agente libre después de la hora límite.

McNabb ha lanzado para 37.276 yardas y 234 touchdowns, con un índice de pasador de por vida de 85.6 y llevó a los Eagles a ganar cinco coronas de la División Este de la Conferencia Nacional (NFC), jugó en cinco Partidos de Campeonato y también guió a los Eagles a su primera aparición de Super Bowl en 24 años en el 2005.