Los diplomáticos iraníes tienen hasta las 14.00 GMT de hoy para marcharse del Reino Unido tras el ultimátum dado por Londres para que abandonen el país por los ataques de estudiantes islámicos en Teherán contra la embajada británica.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, dio el pasado miércoles 48 horas para que los iraníes dejen el Reino Unido y cierren su embajada en esta capital, mientras que el Gobierno de David Cameron ordenó el cierre de su legación en Irán y la salida de todos sus diplomáticos.

Londres responsabiliza al Gobierno iraní de los ataques contra la embajada por no garantizar la seguridad de su misión diplomática.

Hague ha insistido en que ese incidente supuso "una violación" del derecho internacional y más en concreto de la Convención de Viena, que obliga a los gobiernos a garantizar la seguridad del personal diplomático y embajadas extranjeras en su territorio.

Los manifestantes iraníes destruyeron muebles, robaron y quemaron el principal edificio de oficinas.

La tensión entre ambos países ha ido aumentando desde que el pasado 21 de noviembre Londres decidiese suspender todas las transacciones financieras con los bancos iraníes por su programa nuclear, del que sospecha una finalidad militar.