Líderes de América Latina y el Caribe inauguraron el viernes una cumbre para establecer formalmente un nuevo bloque regional sin Estados Unidos ni Canadá, que los presidentes Hugo Chávez de Venezuela y Rafael Correa de Ecuador esperan que sustituya eventualmente a la OEA.

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) se espera quede constituida luego de dos días de revisión de sus estatutos por sus 33 países miembros. El organismo nace con el objetivo de proyectar la región ante el mundo y de convertirse en un mecanismo más representativo y efectivo para la resolución de conflictos, la promoción del desarrollo económico y el combate de la pobreza.

Chávez, quien abrazó uno por uno a los líderes en la ceremonia inaugural, en su discurso de bienvenida expresó que "estamos poniendo aquí la piedra fundamental de la unidad, la independencia suramericana. La unidad sólo nos hará libres".

El mandatario venezolano advirtió que hay que trabajar esa unidad suramericana con voluntad. "A Bolívar no le faltó la voluntad ni hasta el último suspiro", pero su sueño de unificar América del Sur fracasó y murió pobre y odiado en 1830.

"Yo estoy seguro de que no nos van a descarrilar, que no va a triunfar de nuevo la cizaña, la intriga que le permitió al 'monroísmo' imponerse y sepultar bien hondo el proyecto de Bolívar" y de otros. La Doctrina Monroe (1983) para no pocos en la región supuso un comodín para la intervención de Estados Unidos en América Latina y el Caribe.

Muchos líderes se refirieron también el legado de Bolívar de lograr finalmente una mayor unidad regional.

"Esta comunidad nos permite sumar y articular esfuerzos, encontrarnos en nuestras diferencias para respetuosamente impulsar nuestras amplísimas coincidencias y recordar las palabras que nos legara el Libertador Bolívar en su proclama poco antes de morir en 1830: 'Todos debéis trabajar por el bien inestimable de la unión'. Esta es la unión a la que aspiramos", dijo el presidente mexicano Felipe Calderón en un discurso repetidamente interrumpido por aplausos.

Chávez y Correa esperan que la nueva entidad eventualmente sustituya a la Organización de Estados Americanos (OEA).

El mandatario venezolano dijo en la víspera a periodistas que la CELAC "es algo muy distinto a la OEA. Y yo, mi opinión personal, es que a medida que pasen los años, la CELAC va a ir dejando atrás a la vieja y desgastada OEA", organismo al que tildó de haber sido manipulado por Estados Unidos.

El presidente cubano Raúl Castro, cuyo país fue expulsado de la OEA en 1962, afirmó a su arribo el viernes que el nuevo bloque "se puede considerar el acontecimiento más grande de los últimos 200 años".

Mark Toner, vocero del Departamento de Estado, comentó en Washington que "no hay muchas organizaciones subregionales en el continente, a algunas de las cuales pertenecemos y otras, como esta, no lo hacemos".

"Nosotros continuamos, obviamente, trabajando a través de la OEA como la preeminente organización multilateral que habla por el hemisferio", señaló.

Otros mandatarios aspiran a que la CELAC tenga un enfoque más orientado hacia el diálogo y la concertación.

El gobierno brasileño esta particularmente interesado en diseñar una estrategia común para enfrentar el impacto de la crisis financiera global. Se espera que Brasil asuma un papel relevante en el bloque.

América Latina y el Caribe como región experimentó un crecimiento económico de más de 5% el año pasado, y sus líderes están buscando formas de fortalecer aún más sus economías al fomentar las industrias locales y reducir las importaciones de fuera de la región.

"Nosotros podemos construir una integración que sea realmente productiva y que nos lleve al crecimiento de nuestras economías, y también que nos lleve a un proceso que no sea la explotación de un país por otro", dijo la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en Caracas.

Con la CELAC "nuestros países están mostrando esa vocación para crear un futuro común... sin injerencias de cualquier tipo", comentó.

Recordó "que hace 200 años, Caracas surgía como un farol por la lucha de la independencia... yo creo en el sueño de Bolívar" de que las naciones americanas "podían gobernarse y podían de forma autónoma desarrollarse".

Chávez expresó que "nosotros tenemos que marchar hacia lo que Bolívar llamó un gran cuerpo político".

El presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, encabezó esta semana en el balneario colombiano de Cartagena el llamado Foro Internacional Arabe-Latinoamericano, donde el desarrollo económico de ambas regiones fue uno de los temas centrales.

Fernández dijo que Latinoamérica y los países árabes, que en conjunto hacen 55 naciones que representan un tercio de la representación ante Naciones Unidas, se encaminan a convertirse en la segunda economía más fuerte del mundo, superada solo por Estados Unidos y por encima de China.

Grupos de universitarios y opositores al gobierno venezolano colocaron en puentes y viaductos cercanos a los hoteles donde están alojados los mandatarios, carteles en los que se podía leer: "Presidentes bienvenidos a la capital del crimen" y "Rafael Correa devuelve los $ 3.000 millones (dólares) de los venezolanos", en alusión a los secuestros, robos a mano armada y asesinatos son frecuentes en Venezuela; así como los millonarios acuerdos y donativos suscritos entre los gobiernos de Caracas y Quito.

Los carteles fueron rápidamente removidos por la policía, según imágenes de la televisora Globovisión.

___

El periodista Pedro Mendoza, en Colombia, contribuyó con este despacho.