El Banco Espírito Santo (BES), una de las mayores instituciones financieras de Portugal, no pedirá previsiblemente auxilio estatal al lograr con anticipación el índice de solvencia exigido por las autoridades después de ejecutar un aumento de capital líquido de 656 millones.

El administrador del BES, Amílcar Morais Pires, certificó el cumplimiento del 9 % Core Tier 1 demandado por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que prestan a Portugal 78.000 millones de euros a cambio de que país realice reformas económicas y fiscales.

De este modo, Morais Pires adelantó que el BES "se va a mantener independiente y sin ayuda del Estado".

El programa de ayuda financiero de la troika (CE, BCE y FMI) contempla 12.000 millones de euros destinados a la recapitalización para los bancos lusos que lo necesiten.

Los tres organismos pidieron en su última evaluación trimestral del pasado noviembre que el sector tomase medidas para reducir su alto nivel de endeudamiento y les exigió un Core Tier 1 del 9 % a finales de este año y un 10 % en 2012.

La operación del BES se concluyó hoy al aumentar el capital líquido de 656 millones de euros a través de ofertas de cambio sobre valores mobiliarios, divulgó la institución al regulador financiero luso.

Este anuncio disparó la cotización del banco en la Bolsa de Lisboa al revalorizarse el 17,83 % a las 15.48 horas GMT de hoy.