El ministro de Economía de Japón, Yukio Edano, defendió el viernes las prácticas de gobierno corporativo en medio de un escándalo contable en Olympus Corp. que ha empañado la imagen del país.

Al mencionar casos anteriores relacionados con el gobierno corporativo, el historial y los esfuerzos de Japón estuvieron al menos a la par con los de Estados Unidos o incluso mejor, dijo Edano durante una conferencia de prensa en el Club de Corresponsales Extranjeros de Japón.

Después de negar inicialmente cualquier mal proceder, el fabricante de cámaras y equipo médico Olympus reconoció haber hecho un pago de 687 millones de dólares por asesoría financiera y costosas adquisiciones para cubrir pérdidas en inversiones en la década de 1990.

Las dudosas transacciones salieron a luz luego que el entonces director general de la empresa, Michael Woodford, las cuestionó y rápidamente fue despedido por la junta directiva.

El escándalo ha generado críticas de que Japón está muy por debajo de otras economías avanzadas en cuanto a sus normas de gobierno corporativo, o a las normas y procesos por los cuales las empresas son operadas y controladas.

Edano calificó de "desafortunado" el caso de Olympus y dijo que se necesitan esfuerzos para evitar incidencias.

Sin embargo, el ministro rechazó las críticas de que Japón carezca de estándares apropiados al respecto.

"Decir que Japón no tiene normas de gobierno corporativo es ir demasiado lejos, muy lejos", dijo Edano.

"Históricamente, viendo casos anteriores relacionados con el gobierno corporativo, Japón está por lo menos al mismo nivel que Estados Unidos o incluso mejor en términos de esfuerzo y resultados", agregó.

El gobierno japonés actualmente revisa su ley empresarial.