El ministro francés de Finanzas, François Baroin, se mostró hoy convencido de que la acción conjunta de los principales bancos centrales para garantizar la liquidez de las entidades financieras reducirá la presión a la que se encontraban sometidas, de modo que podrán financiar la economía.

"Los bancos tendrán todos los medios, tanto en el plano nacional como en sus actividades internacionales, para financiar con créditos la actividad económica y a los particulares en sus proyectos", señaló Baroin en una entrevista a la emisora de radio "RTL".

Aludía al anuncio del miércoles del Banco Central Europeo (BCE) con el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón (BoJ), la Reserva Federal Estadounidense (Fed) y el Banco Nacional Suizo (SNB) de una acción coordinada "para incrementar su capacidad de proporcionar liquidez al sistema financiero global".

"Tenemos ahí un elemento muy importante de estabilidad", afirmó el ministro francés, que puso el acento en que el problema de la crisis de la zona euro es esencialmente de confianza.

Por eso precisamente consideró que "las recuperación puede ser más rápida que en los pasados años con la crisis clásica" si se consigue llevar a cabo la reforma de la gobernanza de la zona euro, establecer el "cortafuegos" para evitar el contagio de las deudas soberanas y aumentar los fondos propios de los bancos.

A la cuestión de la renuncia de París, ante la oposición de Berlín, a que el BCE actúe con compras masivas de deuda para atajar la presión sobre los países más frágiles, Baroin respondió que alemanes y franceses habían acordado la semana pasada que "nos abstenemos de formular comentarios" sobre los pronunciamientos de la entidad emisora europea que "es independiente".

En cuanto al discurso ayer del presidente francés, Nicolas Sarkozy, en que dio algunas pistas de las propuestas franco-alemanas que se presentarán la semana próxima con vistas a la cumbre europea del día 9, puso el acento en que estuvo "adaptado a la potencia de esta crisis".

"Todo el mundo tiene que ser consciente de la amenaza", comentó el titular de Finanzas, que recordó que el programa ahora pasa por el encuentro el lunes próximo en París de Sarkozy con la canciller alemana, Angela Merkel, el Consejo Europeo del viernes en Bruselas y luego la ejecución de las decisiones que se tomen.

El ministro francés descartó de nuevo, pese a la ralentización de la economía, un tercer plan de ajuste tras los anunciados por su Gobierno a finales de agosto y a comienzos de noviembre.