Ferrari y Red Bull anunciaron el viernes que abandonarán la Asociación de Equipos de Fórmula Uno (FOTA, por sus siglas en inglés) por desacuerdos sobre cómo reducir los gastos en la máxima serie del automovilismo.

El equipo italiano señaló en su página de internet que le avisó su decisión al presidente de FOTA, Martin Whitmarsh. Ferrari indicó que su decisión se debe en parte a un "estancamiento" en la discusión de algunos asuntos en el seno de la organización, pero señaló que continuará trabajando hacia la meta de FOTA de reducir los costos en la F1.

La escudería indicó que FOTA perdió su impulso.

"Es necesario encontrar un nuevo ímpetu, porque el impulso de FOTA ya terminó, a pesar del excelente trabajo" de Whitmarsh, señaló Ferrari.

Red Bull, campeón mundial de constructores y de pilotos, también expresó desilusión porque los integrantes de la FOTA no se pusieron de acuerdo sobre las estrategias para reducir costos.