Estados Unidos ha "invitado" a Turquía a adoptar mayores sanciones contra Irán para conseguir una solución diplomática al conflicto en torno al polémico programa nuclear de Teherán, según declaró el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, al diario turco Hürriyet.

"Seguiremos apoyando una solución diplomática respecto a nuestras preocupaciones con Irán", dijo Biden en una entrevista exclusiva que publica hoy el citado rotativo.

"Creemos que es necesario presionar a los dirigentes iraníes para garantizar una solución negociada y por eso invitamos a nuestros socios, incluida Turquía, a que den pasos para imponer nuevas sanciones a Irán", añadió el vicepresidente estadounidense.

Biden hizo estas declaraciones desde Bagdad, horas antes de llegar a Ankara en una visita oficial que se prolongará hasta el sábado y durante la que se entrevistará con el presidente turco, Abdullah Gül.

Las relaciones entre Teherán y Ankara preocupan en Turquía, dado que Irán ha expresado oficialmente su descontento con las instalaciones de misiles de defensa de la OTAN en Turquía.

La prensa turca citó recientemente a generales iraníes según los cuales, en el caso de declararse una guerra, el primer objetivo serían estos sistemas de misiles instalados en suelo turco.

Preguntado por Siria, Biden declaró: "estamos esperando que se amplíen las sanciones internacionales como medio para provocar un cambio en Siria" y valoró la postura de liderazgo de la vecina Turquía.

Elogió en este contexto que el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, haya pedido al presidente sirio, Bachar al Asad, que "dimitiera por el tratamiento al que el régimen somete al pueblo, así como los llamamientos de los dirigentes turcos para que la comunidad internacional apoye el pueblo sirio".

Turquía ha impuesto nueve tipos de sanciones contra Siria, en línea con las de la Liga Árabe, y en reacción, Damasco suspendió ayer, jueves, todos los acuerdos de libre comercio firmados con Turquía.

El político norteamericano subrayó que Washington acoge favorablemente la iniciativa del Gobierno turco para "abrir un lugar" a la oposición siria en territorio turco, en una aparente referencia a la intención declarada del Consejo Nacional Sirio, un organismo de la oposición en el exilio, de establecer una oficina en Turquía.

La prensa turca señala también que la retirada de Estados Unidos de Irak podría llevar hacia un caos del que se beneficiaría el PKK, la organización armada kurda considerada terrorista tanto por Ankara como por Washington y la Unión Europea (UE).

Pero respecto a este asunto, Biden destacó que la cooperación en la lucha contra el PKK continuaría, y rechazó que la retirada fuera a favorecer al grupo armado.

"Como la mayoría de las fuerzas estadounidenses ya se han retirado de Irak, no prevemos que la situación de seguridad en el norte de Irak cambie gran cosa", explicó al diario.

El político norteamericano aseguró que Turquía, como "democracia laica con una mayoría musulmana y una economía de mercado libre", podría tener un "impacto transformador" en la región y convertirse en un modelo a seguir para Oriente Medio y África del Norte.

Se espera que las relaciones de Turquía con Irán y Siria, así como la lucha contra el PKK, centren las reuniones que mantiene hoy Biden con los responsables del Gobierno turco.