El ejército estadounidense dio a los soldados de Pakistán una ubicación equivocada cuando solicitó permiso para lanzar un ataque contra rebeldes en la frontera, dijeron el viernes autoridades castrenses paquistaníes.

La operación militar resultó en la muerte de 24 soldados paquistaníes y sumió las relaciones entre Washington e Islamabad en una crisis de enormes proporciones.

Las declaraciones constituyen las más recientes entre las de diversos funcionarios — la mayoría de los cuales ha solicitado el anonimato — dentro de los intentos por explicar lo ocurrido antes y durante la incursión aérea estadounidense.

El ataque tuvo lugar el 26 de noviembre y acertó contra puestos militares de control paquistaníes en la frontera.

La OTAN y Estados Unidos lamentaron la pérdida de vidas y rechazan las aseveraciones de Pakistán de que fue un acto deliberado de agresión.

El incidente ha puesto al borde de la ruptura los vínculos de por sí tensos entre Washington e Islamabad y complica las expectativas de Estados Unidos de obtener ayuda de Pakistán en las negociaciones para poner fin a la guerra en Afganistán.

En represalia por el ataque, Islamabad cerró su frontera occidental al tránsito de suministros para la OTAN en Afganistán, un país que carece de costas.

Miles de extremistas islámicos y otros manifestantes salieron a las calles en diversas partes del país al término de las oraciones del viernes en protesta por el ataque. Algunos manifestantes exigían al ejército que atacara a la coalición que encabeza Estados Unidos en Afganistán.

El contenido de los lemas que se gritan en las manifestaciones son señal preocupante para Occidente, el cual ha señalado que la ira causa del ataque a comenzado a unir a sectores radicales con las fuerzas militares.

El general jefe del ejército paquistaní, Ashfaq Parvez Kayani, ordenó a los comandantes militares destacados en la frontera que repelan cualquier ataque en el que reincida la OTAN, dijo la ministra de Información, Firdous Awan.

"Es una decisión unánime tras consultas a nivel de dirección", expresó el viernes el primer ministro Yusuf Raza Gilani ante una reunión del consejo de seguridad nacional, según la funcionaria.

Un oficial militar paquistaní que solicitó el anonimato debido a lo delicado de la información confirmó que los estadounidenses habían dado a los soldados paquistaníes la ubicación para el ataque previsto.

Sin embargo, dijo, la información llegó tarde, Pakistán nunca autorizó el ataque y eran incorrectas las coordenadas que se proporcionaron.