El Senado de Estados Unidos, bajo control demócrata, aprobó hoy que todo presunto terrorista capturado dentro o fuera del país permanezca bajo custodia militar, en el marco del proyecto de ley de gastos de defensa para el año fiscal 2012.

Con 55 votos a favor y 45 en contra, los senadores rechazaron una enmienda de la senadora demócrata por California, Dianne Feinstein, que buscaba limitar la custodia militar solamente a los sospechosos capturados en el exterior.

El Senado tiene previsto someter a voto definitivo todo el paquete de gastos de defensa entre hoy y mañana viernes, pero éste tendrá que ser armonizado con uno similar que ya aprobó la Cámara de Representantes.

Pero el asunto sobre la detención de terroristas asegura un enfrentamiento con la Casa Blanca, ya que el presidente Barack Obama ha dejado abierta la posibilidad de un veto si la ley de gastos de defensa incluye el requisito sobre la custodia militar obligatoria.

La legislación, sin embargo, contiene cláusulas que permiten que el Ejecutivo pueda enjuiciar a un presunto terrorista en un tribunal federal en EE.UU., si logra demostrar que ese caso en particular sirve a los intereses de seguridad nacional del país.

El debate y votación de la ley de gastos reflejó las disputas en torno a si procesar a presuntos terroristas en tribunales civiles o como "combatientes enemigos" en tribunales militares.

La mayoría de los republicanos, y algunos demócratas, se han opuesto desde el principio a que los presuntos terroristas sean enjuiciados en un tribunal federal en EE.UU.

Del total de 779 prisioneros que el Gobierno de Estados Unidos ha mantenido en su base naval de Guantánamo, sólo seis han sido sometidos a un tribunal militar, y dos de ellos han quedado en libertad.