La subsecretaria de Estado para Seguridad Ciudadana, Democracia y Asuntos Globales de EE.UU., María Otero, instó hoy a las autoridades de Honduras a mejorar la justicia, la seguridad y los derechos humanos en el país centroamericano.

"Exhorté a los miembros del Gobierno a que pongan más esfuerzo en el sistema judicial, en la seguridad y en el sistema de poder proteger los derechos humanos de cada hondureño", enfatizó Otero en una rueda de prensa tras concluir su visita de dos días a Honduras, donde se reunió con representantes de diversos sectores.

Agregó que el esfuerzo de las autoridades hondureñas se debe centrar "especialmente en el de las poblaciones más vulnerables como son las mujeres, las minorías de orientación sexual, los periodistas, las personas con discapacidades".

Otero subrayó que el Gobierno que preside Lobo, con quien se reunió el jueves, "tiene la responsabilidad con sus ciudadanos de brindar los recursos para investigaciones rápidas, transparentes y creíbles para todos los serios abusos contra los derechos humanos y de enjuiciar a los responsables".

La alta funcionaria estadounidense dijo que en Honduras se han dado "pasos importantes" para el mejoramiento de los derechos humanos y la promoción del Estado de derecho, pero que a su país le preocupan casos como la trata de personas, acoso y asesinato de periodistas y figuras de la oposición política.

A Estados Unidos también le preocupan los crímenes contra miembros de la comunidad homosexual, cuyos dirigentes afirmaron esta semana que unos 58 de ellos han sido asesinados en lo que va de 2011.

La inseguridad en el Bajo Aguán, en el Caribe de Honduras, donde en los últimos cinco años han sido asesinados decenas de campesinos organizados que exigen tierras, fue otro tema que Otero abordó con las autoridades hondureñas.

"Hacemos un llamado por esfuerzos continuos en esa área y también por una investigación profunda en todos los casos de abusos y derechos humanos existentes en el país", enfatizó la diplomática.

Entre otros sectores sociales representantes de organizaciones de la sociedad civil, Otero se reunió con la rectora de la Universidad Nacional Autónoma, Julieta Castellanos, quien además es madre de uno de los dos estudiantes universitarios asesinados el 22 de octubre pasado por elementos de la Policía.

La funcionaria de la Casa Blanca expresó además su preocupación por la implicación de policías hondureños en crímenes y otros delitos.

Al respecto señaló que "la falta de confianza en la Policía por parte de la sociedad desanima a las víctimas a reportar sus crímenes a las autoridades, que deberían de estar aplicando la ley".

Dijo que en las reuniones que celebró en Tegucigalpa habló con los representantes de diversos sectores sobre "los retos importantes que Honduras enfrenta, tales como el poder crear una situación que frene la impunidad, proteger los derechos humanos, crear calles más seguras y fortalecer las instituciones democráticas".

Agregó que su país mantiene una relación bilateral muy cercana con Honduras, por lo que están "comprometidos en apoyar al pueblo hondureño en la medida que trabaje en construir un futuro más seguro, próspero y democrático para los hondureños".

El respeto por los derechos humanos y el combate a la impunidad "son fundamentales para el fortalecimiento de la democracia en Honduras", acotó Otero, quien llegó a Honduras el jueves en el marco de una visita a Centroamérica que también incluyó Costa Rica y Guatemala.