Todos los diplomáticos iraníes en Londres partieron el viernes en un avión fletado, expulsados por el gobierno británico en represalia por los ataques a la embajada de Gran Bretaña en Teherán.

"Todo el personal diplomático de la embajada iraní en Londres despegó del aeropuerto de Heathrow" el viernes por la tarde, informó la cancillería. Los aproximadamente dos decenas de diplomáticos y sus dependientes económicos recibirán la bienvenida en el aeropuerto de Teherán, reportó la agencia noticiosa Fars de Irán, de carácter semioficial.

En los últimos meses, las relaciones diplomáticas de Irán con Gran Bretaña se han deteriorado cada vez más, en gran medida debido a las tensiones por la negativa de Teherán a suspender el enriquecimiento de uranio, un proceso con el que es posible fabricar armas atómicas.

Imágenes difundidas el martes por todo el mundo mostraron a manifestantes que desgarraban banderas británicas y sostenían una fotografía de la reina Isabel II que saquearon del complejo de la embajada en Teherán. El incidente profundizó el aislamiento internacional de Irán e incrementó significativamente las tensiones con Occidente.

El embajador británico en el país asiático, Dominic Chilcott — ahora de vuelta en Gran Bretaña — dijo que la experiencia había sido "aterradora".

"No teníamos ni idea de en qué iba a parar aquello", afirmó, al describir cómo la turba desbarató habitaciones, dañó muebles, pintó graffiti y desgarró un retrato de la reina Victoria, mientras el personal se refugiaba en un área segura de la embajada.

"Se sintió como un vandalismo muy rencoroso e irreflexivo, pero no era tan irreflexivo", dijo Chilcott. "Retiraron todo lo que fuera electrónico — teléfonos celulares, computadoras personales — ... cualquier cosa que pudiera proporcionar información sobre con quién hablabas o qué hacías".

Dijo que siete miembros del personal que estaban en otro conjunto residencial del complejo que también fue atacado fueron detenidos por los invasores y "manejados con bastante rudeza".

En respuesta al ataque, el canciller británico William Hague ordenó el miércoles a los diplomáticos iraníes partir en un máximo de 48 horas.

Hague también retiró a los diplomáticos británicos de Irán tras la agresión a la sede de Gran Bretaña y respaldó aplicar nuevas sanciones a la república islámica. Al menos otros cuatro países europeos, entre ellos Alemania y Francia, tomaron medidas para reducir los contactos diplomáticos con Irán.

___

Los periodistas David Stringer y Jill Lawless de The Associated Press en Londres y Alí Akbar Dareini en Teherán contribuyeron con este despacho.

___

Cassandra Vinograd puede ser contactada en Twitter: http://twitter.com/CassVinograd.