China desea convertir parte de la descomunal deuda que Estados Unidos tiene con ella en inversiones para la renovación de vías terrestres y del servicio del metro en Estados Unidos, dijo el viernes el ministro de Comercio.

En un discurso ante un grupo de hombres de negocios, Chen Deming dijo que China desea una cooperación más estrecha con Estados Unidos en los campos de la infraestructura, la energía limpia y la tecnología.

Una inversión de este tipo estrecharía aún más los vínculos de China con las economías occidentales y contribuiría a desactivar los temores de que Beijing pretende utilizar como arma política sus reservas extranjeras equivalentes a 3,2 billones de dólares.

De las reservas extranjeras de China, 1,15 billones de dólares corresponden a deuda del Tesoro y de otro tipo del gobierno de Estados Unidos.

"Confiamos en concretar la cooperación en el campo de la infraestructura", dijo Chen a integrantes de la Cámara de Comercio Estadounidense en China.

Chen dijo que le sorprendió la alta calidad del servicio de metro en Estados Unidos y demás infraestructura cuando visitó el país hace 20 años, pero hoy día muchos caminos, vías férreas y puertos necesitan renovación.

"China está dispuesta a convertir parte de la deuda que ustedes tienen con nosotros en inversiones en Estados Unidos, con la expectativa de crear empleos para Estados Unidos", afirmó.

Asimismo esta semana, el presidente del fondo estatal de inversiones de China dijo que pretendía canalizar capitales a proyectos tendentes a la mejora de caminos e infraestructura en el Reino Unido.

Dijo que estas inversiones contribuirían a impulsar el crecimiento de la economía global, en momentos en que esta tiene debilidad.

Beijing ha alentado a algunas compañías chinas a que incrementen sus inversiones en el exterior a fin de reducir la dependencia del país en las exportaciones y las inversiones. China envió delegaciones comerciales y de inversión a Estdos Unidos, Europa y otras regiones en busca de oportunidades.

Chen dijo que Bejing desea una cooperación mas estrecha entre las compañías chinas y estadounidenses en tecnología energética, ambiental y de ahorro de energía, en tecnología de la información y biotecnología, así como en los sectores farmacéutico y médico.