El primer ministro británico, David Cameron, se reúne hoy en París con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para abordar la crisis de la deuda europea y planes para reorganizar la zona euro.

Según fuentes oficiales británicas, Cameron espera que los problemas en la zona euro se puedan controlar lo antes posible ante el impacto que la crisis tiene en el Reino Unido.

Además, los dos políticos tratarán una posible reorganización de la zona euro, que puede implicar una mayor cooperación entre los diecisiete países que tienen el euro, algo que puede afectar la influencia del Reino Unido en la UE, destacan hoy los medios.

Estos planes serán abordados a finales de la próxima semana en el Consejo Europeo.

Un portavoz de Downing Street, residencia oficial del primer ministro, ha indicado que el Reino Unido espera conocer las opciones sobre la reorganización que el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, está elaborando para la próxima semana.

"Como con cualquier negociación en Europa tenemos que esperar y ver lo que se está proponiendo y ver cómo vamos a responder. Siempre vamos a mirar nuestros intereses nacionales", añadió.

En el Reino Unido, que no forma parte del euro, hay una creciente preocupación por el impacto que la crisis tiene en la economía.

El gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, pidió ayer a las instituciones bancarias británicas que refuercen su capital ante la profundización de la crisis en la zona euro, pues supone la "principal amenaza" para el Reino Unido.

King manifestó la necesidad de que los bancos apuntalen su capital a fin de protegerse de un entorno difícil, que calificó de "excepcionalmente amenazante".

Según el gobernador, el Banco de Inglaterra prepara "planes de contingencia" en caso de una ruptura de la zona euro, i bien no quiso entrar en detalle sobre estas eventuales medidas.