River Plate chocaré el sábado ante Boca. Pero no será su encarnizado enemigo sino el modesto equipo Boca Unidos de la provincia de Corrientes, por el campeonato de segunda división del fútbol argentino.

Mientras River anda sumido en esa categoría ya que se fue al descenso a mediados de año, su eterno rival Boca Juniors se pasea en la cima de la primera división y con amplias posibilidades de consagrarse campeón este fin de semana.

Boca y River son los equipos más populares del país.

River, el máximo campeón de la historia del fútbol argentino con 33 títulos, 10 más que Boca, tiene en su categoría 30 puntos, uno menos que el líder Instituto y tres más que el Boca correntino.

"Es impensado enfrentar a River en esta categoría; pero igual creo que los Millonarios van a ascender", dijo el arquero de Boca Unidos, Gastón Sessa, quien entre otros clubes atajó en el propio River (1999-2000), Racing Club, Vélez Sarfield y en el fútbol de España y Ecuador.

Sessa es la figura más conocida de Boca, un humilde club que ni siquiera es el más popular de Corrientes — en ese caso es Mandiyú — y que recibirá a River en un estadio para unas 13.000 personas.

El técnico de los correntinos, Luis Medero, está convencido que su equipo vencerá al River que dirige Matías Almeyda, y que entre otros jugadores cuenta con figuras de talla internacional como sus atacantes Fernando Cavenaghi y Alejandro Domínguez.

"Yo no me arriesgo a tirar un resultado, sí que vamos a ganar", dijo Medero, un destacado defensor de Boca Juniors entre 1992/96.

"Me identifico mucho con Boca Juniors y en definitiva el partido de mañana es contra Boca, el morbo está, es un partido bastante especial", agregó Medero en entrevista con radio Cooperativa.