Al menos tres muertos, dos desaparecidos y 1.746 damnificados dejó hoy una emergencia causada por las crecientes de un río y varios caños en la ciudad colombiana de Villavicencio, informaron fuentes de los organismos de socorro.

Dos de las víctimas fatales y los desaparecidos ocupaban dos vehículos que se movilizaban por una calle que se hundió por efecto de la salida de cauce de las aguas, dijo a Efe el director regional de la Defensa Civil Colombiana (DCC), el coronel Jorge Díaz.

Díaz destacó en declaraciones por teléfono que otras cuatro personas que ocupaban ambos vehículos, que eran un taxi y un auto particular, fueron rescatadas con vida por los voluntarios.

De ellas, tres se movilizaban en el taxi y la otra en el automóvil, agregó el coronel, que tiene a cargo la sección de la DCC para el Meta, departamento del que es capital Villavicencio, y la región de los Llanos Orientales.

El portavoz apuntó que dos de las personas que murieron viajaban en el vehículo de servicio público y la otra era una anciana en silla de ruedas que fue arrastrada por las aguas desbordadas, que destruyeron su domicilio.

Mientras, los dos desaparecidos se desplazaban en el taxi, continuó Díaz, y señaló que la emergencia fue causada por intensas lluvias que tuvieron como efecto la salida de cauce del río Ocoa y tres caños que discurren por la ciudad.

Las crecientes inundaron 17 barrios del noreste de Villavicencio y dejaron damnificadas a 363 familias, con un total de 1.746 personas, dijo el responsable regional de la DCC.

La emergencia en esta ciudad del centro de Colombia ha sido la más grave que se ha presentado en los últimos días en el país, que afronta desde el pasado septiembre la segunda temporada lluviosa del año, intensificada por influencia del fenómeno meteorológico de La Niña.

Con la suma de las víctimas de hoy a los registros disponibles de la Cruz Roja Colombiana (CRC), el período de precipitaciones deja al menos 111 muertos, doce desaparecidos y 99 heridos, así como 399.264 damnificados.

El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam, estatal) ha advertido que La Niña, que ha sido leve, está en declive, y que las lluvias irán hasta las primeras semanas del año próximo.