Francia y Alemania planean impulsar cambios fundamentales al tratado europeo que gobierna el euro con el fin de salvar la divisa, dijo el jueves el presidente Nicolás Sarkozy.

En un discurso pronunciado en la ciudad portuaria de Tolón, Sarkozy dijo que durante la reunión que sostendrán el lunes en París, él y la canciller alemana Angela Merkel revelarán propuestas para tratar de sacar a Europa de su crisis de deuda y para "garantizar" su futuro.

"Francia impulsará con Alemania un nuevo tratado europeo que refunde y replantee la organización de Europa", dijo Sarkozy. "El Tratado de Maastricht ha mostrado ser imperfecto", afirmó el mandatario, en referencia al pacto que llevó a la adopción de la moneda común europea en 1999.

"No puede haber moneda común sin convergencia económica, sin la cual a su vez el euro será demasiado fuerte para algunos, demasiado débil para otros, y la zona euro se fragmentará", dijo Sarkozy ante una audiencia de varios miles de simpatizantes de su partido conservador.

Los cambios al tratado tendrían que ser aprobados por los 27 miembros de la Unión Europea, 10 de los cuales no usan el euro.

Sarkozy dijo que el proceso de reformar el tratado "será largo y tortuoso", pero es necesario para proteger el lugar que ocupa Europa en el mundo.

En las últimas fechas han aumentado los señalamientos en el sentido de que los líderes de la Unión Europea alinearán sus políticas de gasto para controlar los niveles de deuda en el futuro. Ello es visto como una medida necesaria antes de que el Banco Central Europeo y otras instituciones puedan emprender acciones más firmes para ayudar a evitar que la sobrecarga de deuda destruya al euro y cause estragos en el sistema financiero global.