Varios líderes republicanos del Senado de EE.UU. presentaron hoy una medida para obligar a la Administración de Barack Obama a que apruebe en un plazo de 60 días la construcción del oleoducto Keystone XL, molestos por la demora en el proceso.

Durante una rueda de prensa, el principal autor del proyecto de ley, Richard Lugar, explicó que la construcción de 7.000 millones de dólares permitirá la creación de empleos "de inmediato", e inversiones por "miles de millones de dólares" en la economía.

"No hay tiempo para demoras", enfatizó Lugar, cuyo proyecto de ley es copatrocinado por los senadores John Hoeven y David Vitter, y cuenta con el apoyo de un total de 37 senadores republicanos.

Según Hoeven, Keystone XL "disminuirá nuestra dependencia del petróleo de Oriente Medio" y ayudará a asegurar el acceso de EE.UU. a fuentes de petróleo en América del Norte.

Por su parte, Vitter aseguró que el oleoducto "crearía apróximadamente 20.000 nuevos empleos" y generaría "700.000 barriles de petróleo al día".

La iniciativa impone un plazo de 60 días para que el Gobierno apruebe la construcción del oleoducto, de la empresa canadiense TransCanada, a menos que el presidente Barack Obama determine que el proyecto no conviene para los intereses del país.

La construcción del oleoducto de 2.735 kilómetros, desde Alberta (Canadá), pasando por la zona central de EE.UU. hasta las refinerías de Texas, en el Golfo de México, ha enfrentado a grupos empresariales y sindicalistas, que apoyan la creación de empleados, con grupos ecologistas que advierten de los daños que el proyecto ocasionaría al medio ambiente.

Aun así, la Cámara de Representantes, bajo control republicano, aprueba la iniciativa. Ésta tiene escasas posibilidades de ser aprobada en el Senado, donde dominan los demócratas.

De todas maneras, el Departamento de Estado decidió el pasado 10 de noviembre demorar el proyecto, previsiblemente hasta 2013, mientras se evalúa un nuevo tramo del oleoducto fuera del área de Sandhills, en Nebraska, que contiene varios pantanos y un acuífero que suministran agua a ocho estados en la zona.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se hizo eco de las críticas de su partido en el sentido de que Obama, a su juicio, ha antepuesto su reelección en 2012 a la creación de empleos en el país.

Pero el Gobierno de Obama ha negado en ocasiones anteriores que la demora tenga motivaciones políticas.

El portavoz del Departamento de Estado, Mark Toner, dijo hoy en su rueda de prensa diaria que la Administración Obama "continuará trabajando de cerca y consultando al Congreso" respecto a la evaluación del oleoducto.

El proyecto de TransCanada será objeto de una audiencia este viernes en el Comité de Energía y Comercio de la Cámara Baja.