La canciller alemana, Angela Merkel, se opuso nuevamente a los eurobonos al decir ante el Parlamento alemán que una deuda respaldada por gobiernos de la eurozona en conjunto no es la solución para la crisis financiera.

Durante su discurso, Merkel dijo que la discusión sobre los eurobonos "no contribuye a la solución de la crisis".

Agregó que en lugar de ello, la eurozona necesita una nueva "unión de estabilidad" con controles fiscales más sólidos y regulación de las deudas.

El discurso de la canciller alemana sucede una semana antes de la cumbre de líderes de la Unión Europa del 9 de diciembre en Bruselas, donde ella y el presidente de Francia Nicolas Sarkozy planean proponer acciones conjuntas.

Merkel indicó que el objetivo de ella y Sarkozy en la cumbre es modificar los tratados europeos "para evitar una separación de la eurozona y de los que no son miembros" del grupo.