El presidente de EE.UU., Barack Obama, anunciará hoy la asignación de cincuenta millones de dólares suplementarios y medidas adicionales para la lucha mundial contra el sida, en el día internacional contra ese síndrome.

Obama efectuará el anuncio en una comparecencia en la Universidad de Georgetown, en Washington, donde también tienen previsto participar por vídeo conferencia los ex presidentes Bill Clinton y George W. Bush, indicaron fuentes de la Casa Blanca.

Además, el presidente estadounidense se fijará la meta de aumentar en dos millones de personas, de cuatro a seis, el número de personas que reciben tratamiento en todo el mundo en los próximos dos años.

Asimismo, se establecerá el objetivo de hacer llegar medicamentos que mantengan el virus bajo control a 1,5 millones de mujeres embarazadas seropositivas, de modo que se evite que puedan contagiar a sus bebés.

Los nuevos objetivos se suman al Plan de Emergencia presidencial para el alivio del sida en 15 países, la mayoría de ellos en África, lanzado por el presidente George W. Bush en 2003 y dotado inicialmente de 15.000 millones de dólares.

El Congreso estadounidense aprobó en 2008 ampliar la dotación del fondo a 48.000 millones de dólares en cinco años.

Según las cifras de la Casa Blanca, cerca de 1,2 millones de estadounidenses son portadores del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida).

Entre 2006 y 2009 murieron cerca de 16.000 estadounidenses al año a causa de ese síndrome y en ese periodo se registraron 50.000 nuevas infecciones anuales.