La economía mundial registrará un crecimiento "anémico" del 2,6 % en 2012, por debajo del 3,3 % que la ONU pronosticó hace seis meses, según los datos revisados a la baja y dados a conocer hoy por el organismo internacional, que también redujo hasta el 3,2 % sus cálculos para 2013.

"Tras dos años de recuperación desigual de la crisis financiera, la economía mundial se encuentra al borde de una severa contracción", sostiene la primera parte del informe "Situación y Perspectivas de la Economía Mundial en 2012", presentado hoy en la sede central de Naciones Unidas en Nueva York.

El estudio muestra "un crecimiento anémico" para 2012 y 2013, que está "lejos de ser suficiente como para lidiar con la continuada crisis de empleo que viven la mayoría de economías desarrolladas y que afectará al crecimiento de los países en vías de desarrollo".

Elaborado por el Departamento de Análisis de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, sostiene además que las previsiones del producto interior bruto (PIB) mundial para los próximos dos años pueden ser "demasiado optimistas" si persiste la crisis de deuda en Europa y no se resuelve "la crisis del desempleo" a ambos lados del Atlántico.