Evelyn Gross, la madre del subcontratista estadounidense encarcelado en Cuba, Alan Gross, divulgó hoy un vídeo en el que pide la liberación de su hijo por razones humanitarias.

En el vídeo, Evelyn Gross, de 89 años, hace un emotivo llamado personal al Gobierno del presidente cubano, Raúl Castro, para que libere a Alan, que este sábado cumplirá dos años de encarcelamiento en Cuba bajo cargos de subversión.

"Cumpliré 90 años el próximo abril, y eso significa que quizá tendré tiempo (de vida), quizá no. Pero tengo cáncer en ambos pulmones y es lógico pensar que no estaré acá durante mucho tiempo más", dice Evelyn en el vídeo.

"(Alan) tiene dos niños maravillosos y una esposa maravillosa, y lo necesitan desesperadamente. Es muy difícil verlo languidecer en una prisión, cuando debería estar con su familia", añadió la madre con la voz entrecortada y los ojos humedecidos.

"No puedo estar más tiempo sin él. No es justo para él, ni para su familia, ni para mí", afirma Evelyn Gross, en la grabación, en la que además señala que su hijo padece de artritis y otros problemas médicos.

La divulgación del vídeo coincidió con la circulación de una carta en solidaridad con Gross, encabezada por dos legisladores de Maryland, el senador Ben Cardin y el representante Chris Van Hollen.

Además, varios miembros del Congreso de EE.UU. ofrecieron hoy breves discursos para sumarse a la petición de que el Gobierno de La Habana le ponga libertad.

Gross, de 62 años, fue detenido en Cuba el 3 de diciembre de 2009 y condenado en marzo pasado a 15 años de cárcel, acusado de participar en planes subversivos contra el Estado por distribuir tecnología de comunicaciones en la comunidad judía de la isla.

En el momento de su arresto, Gross, oriundo de Baltimore (Maryland), trabajaba para "Development Alternatives" (DAI), una empresa subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID).

En una entrevista con Efe esta semana, la esposa de Alan, Judy Gross, instó al presidente Barack Obama a que se implique personalmente en el caso y "dé el primer paso" para negociar su pronta liberación.

La esposa de Alan, que ha movilizado a la comunidad judía en EE.UU. para aumentar las presiones sobre el Gobierno de La Habana, indicó que éste padece de varios problemas médicos y ha perdido 45,4 kilos.

En todo caso, 15 años "por distribuir celulares" es, a su juicio, una sentencia demasiado severa.