La llegada del Partido Popular al poder en España intensificará los contactos con los disidentes dentro y fuera de Cuba, señala el periodista cubano Ricardo González Alfonso, quien presenta hoy en el Club Internacional de Prensa de Madrid el libro "Emigrar al patíbulo y otras crónicas de horror y de humor".

"Aún el PP no se ha manifestado (tras su victoria en los comicios generales del pasado 20 de noviembre) con relación a Cuba, lo cual es comprensible, pero tenemos la certeza de que, por su trayectoria histórica, se intensificarán las relaciones con los grupos democráticos residentes en Cuba y también con nosotros los exiliados", explica González en una entrevista con Efe.

Este periodista y escritor, represaliado y encarcelado por el régimen castrista, es uno de los 115 expresos de conciencia y 647 familiares que desde julio de 2010 hasta abril pasado llegaron a Madrid desterrados según al acuerdo entre las autoridades de La Habana, la Iglesia cubana y el Gobierno español.

González arribó a España el 13 de julio de 2010, tras permanecer en prisión más de siete años "por actividades contra la independencia y la territorialidad de la nación", unos cargos, apunta, "en los que cabe todo.

En prisión escribió dos poemarios que le permitieron constatar que "uno puede ser libre en cualquier circunstancia, aunque tenga que pagar un precio, que en la cárcel suele ser muy alto".

Ahora, González Alfonso vuelve a la escritura, esta vez con el libro "Emigrar al patíbulo", una selección de crónicas escritas en Cuba cuando era periodista independiente, durante su estancia en la cárcel, así como "en el exilio español", señala.

Como explica en la introducción del libro, éste es "el testimonio de la realidad cubana, esa versión caribeña de las emblemáticas máscaras del teatro griego", que representan "la angustia de una tragedia" a la par que "la sonrisa reflexiva de las comedias".

González ha pensado, a la hora de escribir la obra, en "los cubanos que viven fuera y dentro de la isla", y "en aquellos extranjeros que pueden influir en la democratización de Cuba", incluida, "también, como no", la clase política española, subraya a Efe.

El escritor y periodista reitera su "esperanza" de que con el PP al frente del Gobierno español "se reanude la política pro democracia hacia Cuba".

González critica, en cambio, la política del hasta ahora gobernante Partido Socialista, contrapuesta a la estrategia común de la Unión Europea hacia la isla caribeña.

Esta política común, establecida en 1996 a iniciativa del entonces presidente del Gobierno español, José María Aznar, exige al régimen castrista avances democráticos y el respeto de los derechos humanos como cláusula previa para profundizar los lazos entre La Habana y Bruselas.

La todavía ministra española de Exteriores, Trinidad Jiménez, y su antecesor en ese cargo, Miguel Ángel Moratinos, "siendo representantes de un Gobierno democrático, cuando visitaron Cuba no hablaron, sin embargo, con los luchadores de la democracia, sino con la dictadura, con el régimen totalitario", dice González Alfonso.

Todo ello a pesar de que "otros representantes de la UE sí se han reunido constantemente con disidentes de la propia isla", agrega.

En cambio, destaca González, "la posición de España cuando estuvo el PP en el poder fue siempre muy solidaria con los disidentes".

Refiere que, de la mano de ese partido conservador, algunos de los expresos puestos en libertad entre 2010 y 2011, entre ellos él mismo, pudieron viajar a la UE para defender esa posición común ante Cuba y recordar que estos excarcelados "no han sido liberados sino desterrados".

Juan Antonio Sanz