La Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) anunció hoy una ampliación de la Copa de Brasil, el segundo torneo más importante del país y en el que por primera vez van a participar los equipos clasificados a la Copa Libertadores.

La ampliación del torneo se realizará en la edición de 2013, cuando se disputará entre marzo y noviembre con 86 clubes de las cuatro divisiones del país, frente a los 64 participantes actuales.

Hasta ahora, los equipos clasificados a la Libertadores no podían participar en la Copa por un conflicto de fechas, lo que generó muchas críticas por la devaluación de la calidad de este torneo, cuyo campeón obtiene una plaza para la máxima competición continental.

Los equipos con un cupo en la Libertadores solo jugarán la Copa a partir de los octavos de final.

Brasil tiene cinco o seis cupos en la Libertadores, así que si no se clasifica un sexto equipo, esa plaza directa en los octavos será otorgada al mejor equipo en la clasificación nacional de clubes.