Los ingenios cubanos comenzaron el jueves la molienda de caña, la primera luego de la desaparición del Ministerio que la regía y la constitución de un grupo empresarial para el sector.

Un reporte del periódico oficial Granma indicó que el banderazo para el inicio del proceso se registró en los ingenios Argeo Martínez, de Guantánamo en el oriente del país, y el Jesús Rabí, de Calimete, en Matanzas en el centro.

Los ingenios funcionarán 151 días y según las autoridades cuentan con "toda la caña" para no ver parada las maquinarias.

La víspera el primer vicepresidente José Ramón Machado Ventura hizo un recorrido por el central Argeo Martínez.

A mediados de noviembre las autoridades informaron que Cuba reducirá en más de seis veces la cantidad de dependencias relacionadas con la producción de azúcar, con lo cual logrará un ahorro administrativo del 55%.

La reestructuración del sector, incluyendo la desaparición del histórico Ministerio del Azúcar, significará que de 178 oficinas, dependencias o instituciones relacionadas con la actividad existentes ahora solo habrá 26.

Tras décadas de ligar su riqueza a la industria azucarera, Cuba vio como la producción y los beneficios se venían a pique en los últimos años.

En 2010 los especialistas del sector reconocieron que la campaña azucarera era la peor en un siglo con poco más de un millón de toneladas de azúcar.