El Gobierno uruguayo revelará en una rueda de prensa esta tarde la identidad de los restos humanos hallados en el cuartel militar de las afueras de Montevideo en octubre pasado, pertenecientes a una víctima de la dictadura (1973-1985), informaron a Efe fuentes oficiales.

Según un canal local, los restos pertenecen al maestro Julio Castro, detenido en 1977 y desaparecido desde entonces, un extremo que las autoridades no han confirmado todavía.

La identidad del cuerpo será revelada a las 17.00 hora local (19.00 GMT) en la Torre Ejecutiva, la sede de la Presidencia uruguaya, explicaron las fuentes, que prefirieron no dar más detalles por respeto a sus familiares.

El pasado 21 de octubre las autoridades uruguayas informaron del hallazgo de restos humanos en un cuartel del Ejército a las afueras de Montevideo, donde se realizaban excavaciones en busca de desaparecidos de la dictadura.

Ese cuartel ya había sido excavado infructuosamente hace tres años en busca de los restos de la nuera del poeta argentino Juan Gelman, María Claudia García.

Al descubrir los restos se creyó que podrían pertenecer a García, pero la hipótesis fue descartada enseguida por el tamaño del fémur del cuerpo desenterrado.

En agosto pasado, el presidente José Mujica, del izquierdista Frente Amplio, excluyó el caso de Castro de la Ley de Caducidad, una ley que impide juzgar los crímenes de Estado cometidos durante la dictadura salvo decisión expresa del Ejecutivo de turno.

Castro, maestro rural y fundador del semanario Marcha, fue detenido el primero de agosto de 1977 y, según algunas versiones periodísticas, falleció el 3 de agosto debido a las heridas provocadas por los intensos interrogatorios a los que fue sometido por las fuerzas represoras.

Un periodista brasileño llamado Flavio Tavarez Freitas, que estuvo detenido en el centro clandestino denominado "La Casona" junto a Castro, aseguró en su momento que el maestro uruguayo compartió el cautiverio con él.

La identificación de los restos se produce un mes después de que el Parlamento uruguayo aprobara una ley para evitar la prescripción de los delitos de la dictadura el pasado 1 de noviembre.