La Fiscalía del estado de Massachusetts inició una querella judicial contra cinco de los mayores bancos de Estados Unidos acusados de fraude hipotecario y manejo inapropiado de los embargos de propiedades, según anunció hoy.

En la demanda, la fiscal general del estado, Martha Coakley, nombró a Bank of America, Wells Fargo, J.P. Morgan Chase, Citi, y Ally Finance.

"Esta es la primera demanda legal integral en el país contra los cinco bancos principales de la nación relacionada con la crisis de las ejecuciones hipotecarias", señaló un comunicado de la oficina de Coakley.

Entre las prácticas ilegales señaladas en la querella se cuentan "ejecuciones hipotecarias ilegítimas, falsificación de documentos, firma automatizada de las órdenes de ejecución y prácticas engañosas relacionadas con la modificación de préstamos".

El comunicado indicó que la fiscalía general de Massachusetts "busca que se rindan cuentas por las conductas ilegales y engañosas de los bancos", y la querella se presentó después de más de un año de negociaciones.

Esta demanda podría dar un golpe grave a las negociaciones de los bancos con las fiscalías generales de los 50 estados de la Unión que han mantenido conversaciones con los prestamistas hipotecarios para resolver los reclamos sobre los procedimientos de los bancos en las ejecuciones hipotecarias.

La queja por las "firmas automatizadas" se refiere a la práctica utilizada por muchos bancos durante la crisis del negocio inmobiliario y por la cual había empleados cuya tarea era firmar y compulsar los documentos de desahucio con tanta rapidez como fuese posible.

Los demandantes sostienen que los firmantes nunca revisaron la documentación que firmaban, aunque junto a su rúbrica podía aparecer la declaración de que habían leído las páginas del documento.