La secretaria de Estado norteamericana Hillary Rodham Clinton llamó el jueves a los líderes de Mianmar a continuar y ampliar recientes reformas, y pidió la libertad de todos los prisioneros políticos y el fin de las violentas campañas contra minorías étnicas, además de la ruptura de lazos militares con Corea del Norte.

"Pensamos que cualquier prisionero político en cualquier parte debe ser excarcelado", le dijo Clinton a reporteros durante la primera visita a esta aislada nación de un máximo diplomático estadounidense en más de 50 años. "Un prisionero político es demasiado, en nuestra opinión".

Clinton hizo sus declaraciones antes de una reunión con la más famosa de las prisioneras políticas, la líder opositora y premio Nobel de paz Aung San Suu Kyi, que fue dejada en libertad el año pasado tras dos decenios de encarcelamiento intermitente y que ha dicho que participará en las próximas elecciones. Clinton y Suu Kyi tuvieron una cena privada el jueves e iban a reunirse de nuevo más formalmente el viernes.

Reunida previamente el jueves con el presidente Thein Sein y otros altos funcionarios del gobierno, Clinton ofreció un pequeño paquete de recompensas por los pasos que ya ha dado el país, pero dejó claro que se debe hacer más y dijo que Estados Unidos no estaba listo para levantar las sanciones al país. Clinton entregó cartas del presidente Barack Obama a Thein Sein y Suu Kyi en las que Obama expresó esperanzas de una mejoría en las relaciones.

"Yo vine a evaluar si el momento es apropiado para iniciar un nuevo capítulo en nuestras relaciones", dijo Clinton, y añadió que Estados Unidos estaba dispuesto a mejorar las relaciones con el gobierno civil en la nación del sudeste asiático solamente si se mantiene en el camino a la democratización.

En una serie de pasos modestos, Clinton anunció que Washington permitiría la participación de Mianmar en una agrupación respaldada por Estados Unidos de países en el Río Mekong, y dejaría de bloquear la cooperación entre el país y el Fondo Monetario Internacional, así como su participación en programas de salud, microfinanzas y antinarcóticos de la ONU.