El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó hoy que tras varias décadas de lucha contra la epidemia causada por el virus del VIH-sida, la comunidad internacional ya está en la posición de acabar con una enfermedad que en la actualidad afecta a unos 34 millones de personas.

"Los progresos que hemos realizado son la prueba de que se puede cumplir el reto de que haya cero nuevas infecciones, cero discriminación y cero muertes relacionadas con el sida", afirmó Ban en su mensaje sobre el día mundial contra el sida, al tiempo que instó a los países a contemplar mayor financiación para acabar con el problema.

Según los últimos datos de la ONU, reflejados en un informe conjunto de ONUSIDA, UNICEF y la Organización Mundial del Sida (OMS), a finales del pasado año eran 34 millones las personas que vivían con el VIH en todo el mundo, el 17 % más que en 2001.

En 2010 hubo 2,7 millones de nuevas infecciones por el VIH, de las que unos 390.000 fueron niños, lo que supone una cifra el 21 % por debajo del número de nuevas infecciones alcanzado en el nivel máximo de la epidemia en 1997.

También refleja, según la ONU, el continuo gran número de nuevas infecciones por el VIH y una expansión significativa del acceso al tratamiento antirretrovírico, lo que a su vez ha ayudado a reducir las muertes relacionadas con el sida, especialmente en los últimos años.

Además, las nuevas infecciones anuales por ese virus han disminuido el 21 % entre 1997 y 2010, y en ese último año el número de personas que murieron por causas relacionadas con el sida disminuyó a 1,8 millones, desde el nivel máximo de 2,2 millones que se registró a mediados de la última década.

Ban, que recordó hoy ese descenso de las nuevas infecciones por sida desde hace catorce años, señaló que ese declive se ha registrado en casi todo el mundo y que en el África subsahariana, la región del mundo mas afectada por esa epidemia, la incidencia del virus VIH se ha reducido en 22 países.

"Entre las poblaciones de riesgo, la situación es cambiante", subrayó el máximo responsable de Naciones Unidas, que también destacó que el mejor acceso a los servicios de prevención del VIH está ayudando a jóvenes, a trabajadores del sexo y sus clientes, drogadictos, homosexuales y personas transgénero a controlar mejor su salud.

Los tratamientos contra el virus del VIH-sida han evitado la muerte de 2,5 millones de personas desde 1985, dijo Ban, que recordó que "el año pasado se salvaron 700.000 vidas".

"Hay 6,6 millones de personas, de los que casi la mitad viven en países de ingresos medios, que hoy día reciben tratamiento", agregó.

El secretario general de la ONU destacó que las sinergias entre prevención y tratamiento están mejorando los progresos en ese combate, aunque también subrayó que "todavía hay que arrojar mejores resultados".

Para lograr ese objetivo la Asamblea General de la ONU aprobó en junio pasado una serie de medidas destinadas a llegar a 2015 habiendo reducido a la mitad las infecciones de VIH por transmisión sexual, así como la eliminación de nuevas infecciones en niños o proporcionando tratamiento para 15 millones de personas que viven infectadas, además de acabar con el estigma y la discriminación de los enfermos.

Ban se refirió también a la necesidad de cerrar la brecha financiera que hay en la dotación de fondos contra esa enfermedad, lo que consideró que se puede lograr "con voluntad política, recursos económicos razonables y un acercamiento a la situación basado en los derechos humanos".

"La financiación será crítica para lograr el éxito", dijo Ban, que urgió a "todos los afectados a invertir en ONUSIDA y a dotar plenamente de recursos el fondo global que había previsto invertir 24.000 millones de dólares anualmente".

El máximo responsable de la ONU subrayó que de hacerlo así, los resultados "compensarán los costes en menos de una generación".

"Hay que construir sobre los compromisos políticos, las inversiones, la energía, el activismo y la determinación que nos han llevado hasta este punto", afirmó Ban, que subrayó: "Las cosas están ahora de nuestro lado. Pongámosle fin al sida de una vez por todas".

La ONU considera que gran parte del éxito en la reducción de infecciones "proviene de los últimos dos años, cuando se produjo una rápida ampliación del acceso al tratamiento".

Por su parte, el presidente de la Asamblea General, el diplomático catarí Nasir Abdulaziz Al Naser, recordó que el primer caso de sida se conoció hace más de 30 años y que desde entonces 64 millones de personas han sido afectadas.

"Ningún país se ha salvado. La epidemia ha causado ya 30 millones de muertes", dijo Al Naser, que también destacó los significativos progresos realizados en los últimos años, así como "espacio para el optimismo y la necesidad de hacer mucho más".