Como parte del esfuerzo de los científicos por encontrar una vacuna contra el virus del sida, un estudio en ratones ha generado esperanzas de un nuevo enfoque, que los científicos quieren ensayar con seres humanos.

Los ratones parecían estar protegidos al 100% contra el VIH. Eso no significa que la estrategia dará buenos resultados en personas, pero varios expertos dijeron estar impresionados.

"Este es un documento muy importante (acerca de) una idea muy creativa", dijo el doctor Anthony Fauci, director de los esfuerzos del gobierno para combatir el sida. No participó en la investigación.

El nuevo estudio consistió en inyectar un gen protector a ratones, idea que ha sido probada en animales desde hace una década en un intento por bloquear la infección con el VIH.

En los casi 30 años que han pasado desde que este virus fue detectado por primera vez, los científicos no han podido encontrar una vacuna ampliamente eficaz.

En 2009 se logró un gran impulso, cuando un estudio en Tailandia mostró que una vacuna experimental protegía aproximadamente a una tercera parte de los que la recibieron. Eso es insuficiente para su uso generalizado, pero los investigadores intentan mejorarla ahora.

Los científicos reportaron el miércoles los nuevos resultados obtenidos en ratones en el sitio de la revista Nature en internet. En un par de años esperan poder utilizarlo con seres humanos.

Otro equipo de investigadores reportó un éxito similar en monos en 2009 y espera iniciar las pruebas en seres humanos aún antes.

Las vacunas tradicionales se hacen pasar por un germen que entrena al sistema inmunológico del cuerpo para crear defensas específicas en caso de que se presente el verdadero germen.

En general esas defensas son anticuerpos, proteínas en la sangre que tienen la forma exacta para aferrarse a partes de un virus invasor. Una vez que eso ocurre, el virus no logra establecer una infección perdurable y será expulsado del cuerpo.

Los científicos han identificado anticuerpos que neutralizan una amplia gama de cepas del VIH, pero han tenido problemas para lograr que el sistema inmunológico cree esos anticuerpos inducido por una vacuna.

El objetivo de inyectar un gen es sencillo. En lugar de intentar entrenar al sistema inmunológico de una persona a que produzca anticuerpos efectivos, ¿por qué no darle simplemente genes para que genere esas proteínas? Los genes pueden introducirse a las células musculares o de otros tejidos y hacer que generen muchos anticuerpos.

El trabajo con ratones fue reportado por David Baltimore y colegas en el Instituto de Tecnología de California.

El VIH, que ataca el sistema inmunológico, no infecta a los ratones. Así, para el estudio se utilizaron ratones a los que se les inocularon células del sistema inmunológico de los seres humanos.

El trabajo fue financiado por el gobierno federal y por la Fundación Bill y Melinda Gates.

___

En línea:

Nature: http://www.nature.com/nature

___

Malcolm Ritter puede ser contactado en Twitter: http://twitter.com/malcolmritter