Autoridades del área de infraestructura de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) anunciaron hoy en Brasilia un plan que prevé inversiones en obras de integración por 13.700 millones de dólares hasta el año 2022.

El plan "será un paso sólido en el proceso de integración" y será presentado a los jefes de Estado de los países miembros de la Unasur durante la cumbre que sostendrán en Caracas el próximo sábado, dijo en rueda de prensa la colombiana María Emma Mejía, secretaria general del organismo.

La inversión de 13.700 millones de dólares estará dirigida a 31 proyectos que han sido considerados "prioritarios" por el Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento (Cosiplan), que se reunió hoy en la capital brasileña para analizar los planes para el período 2012-2022.

El Cosiplan, según explicó hoy la ministra de Planificación de Brasil, Miriam Belchior, ha apoyado su análisis en la cartera de proyectos de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA), creada en Brasilia en el año 2000.

Esa cartera consta de proyectos de inversión por 116.000 millones de dólares, de los cuales en los últimos doce años ha sido concluido plenamente un 12 %, mientras que un 30 % está en ejecución y otro 30 % en un estado de "preparación avanzada", indicó Belchior.

Las 31 obras que hoy fueron escogidas como "prioritarias" por el Cosiplan corresponden a esa cartera del IIRSA y se refieren en su mayoría a carreteras, puentes, ferrocarriles y vías fluviales.

Asimismo, están incluidas una línea de transmisión eléctrica entre Asunción y la represa de Itaipú y un gasoducto entre Bolivia y el norte de Argentina, que suponen las dos únicas obras del área de energía aprobadas para los próximos diez años.

Además de esas 31 grandes obras, Belchior indicó que hay otros 80 proyectos nacionales con "sentido integrador", ya en desarrollo o previstos, que ayudarán a mejorar la infraestructura regional en el período 2012-2022.

La ministra brasileña dijo que Suramérica, pese a los momentos turbulentos que se vive en la economía mundial, mantiene altas tasas de crecimiento que le permiten tratar de "hacer los deberes" de la integración y acometer esas obras.

Sin embargo, aclaró que aún no están del todo claras las vías de financiación para esos proyectos, que contarán con apoyo de diversos organismos regionales, como la Corporación Andina de Fomento (CAF), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) o el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil.

"Todos estos organismos están dispuestos a colaborar", explicó Belchior, quien apuntó que también será necesario el concurso del sector privado de toda la región, ya sea en términos financieros o de ejecución.

Para resolver lo relativo a la financiación, el Cosiplan acordó crear un grupo de trabajo al que se integrarán los ministros de Economía y Hacienda de los doce países de la Unasur, que se ocupará de tramitar los créditos y las garantías necesarias.

Asimismo, fueron creados grupos específicos para el sector de telecomunicaciones y para la integración ferroviaria.

El primero de ellos se dedicará especialmente al análisis de una propuesta brasileña, presentada este martes, que plantea la creación de un "anillo regional" de fibra óptica para conectar a toda la región mediante Internet.

Ese proyecto, según expertos de la Unasur, se aprovecharía de las conexiones nacionales ya existentes, requeriría solamente el tendido de cables de fibra óptica en algunos puntos fronterizos y en su fase inicial tendría un coste de unos 60 millones de dólares.