Un hombre fuertemente armado abrió fuego el miércoles en el palacio Topkapi de Estambul, uno de los destinos turísticos más concurridos de Turquía, e hirió a un soldado turco y a un guardia antes de ser abatido por francotiradores de la policía, informaron las autoridades.

Hasta el momento se desconocía el móvil de la agresión, pero la policía dijo que el hombre, un libio con ciudadanía siria, entró a Turquía hace apenas tres días.

El atacante llegó al palacio en un automóvil con placas de Siria, señaló la policía. Minutos antes de los disparos, el canciller turco Ahmet Davutoglu había anunciado duras sanciones económicas contra Damasco para protestar por la represión de su gobierno a una sublevación popular que comenzó hace ocho meses y que exige democracia.

Se escucharon múltiples disparos detrás de los elevados muros del palacio antes que el atacante fuera muerto, y algunos turistas se arrojaron al suelo, dijeron autoridades y testigos.

El palacio Topkapi, sede de los sultanes otomanos durante casi 400 años, está ubicado en el histórico distrito citadino de Sultanahmet, que también incluye la Mezquita Azul y la antigua basílica bizantina de Santa Sofía. Su fama mundial tuvo un impulso con la película "Topkapi", de 1964, sobre un intento de robar una valiosa daga enjoyada del palacio.

La construcción, que cuenta con ornamentados patios, tesoros dorados y decenas de habitaciones que alguna vez fungieron como harenes, atrae cada año a miles de visitantes.

El hombre baleó al soldado en la pierna y al guardia en el abdomen antes de ingresar corriendo al patio del palacio a través de la puerta principal, al tiempo que gritaba en árabe: "¡Dios es grande!", según relataron testigos.

El gobernador de Estambul, Huseyin Avni Mutlu, dijo que los heridos no corren peligro de muerte. El pistolero no hizo exigencias, agregó, y la policía decidió dispararle cuando se negó a rendirse.