El atacante de la Roma, Pablo Daniel Osvaldo, se disculpó públicamente el miércoles y dio por superada la pelea que tuvo con su compatriota argentino y compañero de equipo Erik Lamela.

"Siento mucho lo sucedido, pero son cosas que deben permanecer en el camarín, después de cinco minutos me había arrepentido y ofrecí disculpas a todos", señaló a un canal italiano de televisión.

La Roma anunció el lunes la suspensión de Osvaldo para el próximo partido del campeonato con la Fiorentina y una multa por haber golpeado a Lamela.

El incidente se produjo el viernes en Udine tras la derrota de la Roma por 2-0 ante el Udinese.

Osvaldo concluyó: "Ahora ya se acabó todo y espero que no se diga más".

El capitán del equipo, Francesco Totti, y Marco Borriello, organizaron el lunes una cena de la paz con todos los jugadores y la cuenta la pagaron Osvaldo y Lamela.